Javi Flores, el líder que tanto necesitaba

.

Llegó para ser el líder dentro y fuera del césped y lo está cumpliendo. Javier Flores Santacruz decidió el pasado verano dejar atrás las mieles del éxito en Segunda División, donde era una estrella consagrada en el Elche, para fajarse de nuevo en el barro de la Segunda B. Todo por unos colores. El Córdoba CF llamó a su puerta con el propósito de que el de Fátima liderada el retorno del cuadro blanquiverde a la categoría de plata. Y respondió prácticamente sin dudar. Por un lado, era el club de su vida y por otro, tenía una cuenta pendiente en la entidad, dada la amarga salida que protagonizó allá por el año 2011, después de haber sido el principal activo de la cantera y acumular más de 150 partidos oficiales a sus espaldas. Su vuelta revitalizó el ánimo de una afición dolida por el descenso y sobre sus hombros recayó una doble misión: ser brújula y complemento ofensivo. Se lo mandaron y él mismo se lo impuso.

De este modo, la aventura no pudo empezar mejor para el cordobés, pues su huella quedó grabada desde el primer encuentro de liga. El Recreativo Granada visitaba El Arcángel en el debut en la competición en el Grupo IV, el cual no pudo comenzar de peor manera pues los nazaríes se adelantaron cuando apenas habían transcurrido unos segundos de partido. Pero ahí estaba Flores para responder a la necesidad, una que se incrementó incluso dados los problemas del club para atraer un mayor arsenal ofensivo. El centrocampista puso la igualada a los 20 minutos, lo que sirvió para encarrilar un triunfo que se hizo de rogar, ya que no se culminó hasta el descuento, cuando Juanto Ortuño certificó los tres puntos de pena máxima. Primera misión cumplida, aunque no sin mucho sufrimiento detrás.

Asimismo, en pleno proceso de reconstrucción del Córdoba tras los meses más duros de su historia, por justicia poética Flores ha conseguido cerrar un círculo (no definitivo) al servicio de la blanquiverde. El domingo les tocaba a los califales rendir visitar al filial granadino y de nuevo el cordobés iba a erigirse como figura clave. Suyo fue el cabezazo que desatascó un encuentro con poco brillo y apenas sin ritmo. Y así daría un nuevo triunfo, que sentenciaría en esta ocasión Miguel De las Cuevas en el tramo final.  “Creo que llegó en un buen momento para el equipo tal y como estaba el partido, así que estoy contento. Además, me da más confianza para poder seguir viendo portería”, reconocía el propio futbolista al término del choque, para subrayar que “estamos ahí en la orilla desde hace mucho tiempo y sería importante dar un pasito al frente más y engancharnos y meternos entre los cuatro primeros”. Ese es el objetivo ineludible.

Y es que la nómina que ha dejado Javi Flores hasta la fecha ha sido netamente efectiva para su equipo. Es el líder natural y la plantilla lo nota cuando está sobre el césped pues igualmente ha tenido que lidiar durante varias semanas con los problemas físicos. Mueve el balón, asume responsabilidades en la dirección y en el último pase y, si hay que anotar, también está ahí para tomar las riendas. De hecho, en su estadística ya figuran cuatro dianas que le convierten en el segundo máximo artillero del equipo, empatado con De las Cuevas. Y todos sus registros han servido para sumar en el casillero.

De este modo, además de los dos goles mencionados frente al segundo equipo granadino, Javi Flores ha sido -cuantitativamente hablando- fundamental en otros tantos encuentros. En la visita del Villarrobledo a El Arcángel protagonizó la jugada clave que finalizó con el tanto de Ortuño al filo del descanso y posteriormente rubricó la victoria él mismo con una diana de magnífica factura al controlar un balón medido en el aire de Zelu y golpear al siguiente toque. Un acierto que repitió en la salida a la cancha del UCAM Murcia, aunque entonces sin el premio de la victoria. Eso sí, su gol volvió a servir para sumar pues puso el empate a los siete minutos, después de que el cuadro universitario se adelantara nada más iniciarse la contienda. Flores, el líder que tanto necesitaba. La plantilla y él mismo.

Etiquetas
stats