El valor de la insistencia

De las Cuevas celebra su gol ante el Cádiz B | ÁLEX GALLEGOS

El de la perseverancia es el mejor camino posible cuando el nivel de acierto no es el deseado. También para conseguir que precisamente esto último mejore con el paso de los partidos. La idea la reitera el entrenador del Córdoba, Enrique Martín, últimamente como una de las premisas para encontrar definitivamente la senda de la victoria. Una ruta ésta a la que regresara el conjunto blanquiverde el domingo precisamente tras un ejemplo de constancia, que no es más que otro ejemplo de que ningún encuentro está decidido hasta que suena el pitido final. De esto sabe de sobra el cuadro califal en la presente temporada pues suma más de la mitad de sus puntos gracias a goles en los minutos finales. Siete sobre doce acumula por la vía del tanto en las postrimerías, así como dos de sus tres triunfos son consecuencia de dianas en el tiempo de añadido.

“Hemos tenido la paciencia suficiente para entrar por una banda y por la otra. No nos hemos precipitado al elegir. A base de paciencia ha llegado el gol, que creo que es más que merecido”, expresó el preparador califal tras el choque con el Cádiz B. Este duelo se resolvió a favor del Córdoba en el último suspiro, casi en el minuto 95, con un gol de De las Cuevas. Pese a que fue superior en casi todo momento, el conjunto blanquiverde no consiguió perforar las mallas de la portería amarilla hasta el último suspiro. No bajó los brazos e insistió, tal y como había sugerido Enrique Martín en su comparecencia de prensa previa al encuentro. Si el balón no entra a la primera, ni a la segunda ni a la tercera no queda otra que intentarlo hasta que lo haga.

Pero el tanto ante el Cádiz B no fue el primero en lo que va de campeonato que sirvió al Córdoba para puntuar. De hecho estrenó la temporada de una manera similar. En la jornada inaugural alcanzó el triunfo merced a un gol también en el descuento ante el Recreativo Granada. Lo hizo después de recibir uno en contra a los pocos segundos de partido y haber igualado en el 19 por mediación de Javi Flores. Juanto Ortuño cerró la remontada desde el punto de penalti y sin saberlo estableció un precedente para los siguientes encuentros. Porque el conjunto blanquiverde aprendió a sufrir, en ocasiones quizá en exceso, para sumar. Un hecho éste que se pudo comprobar, de nuevo, ante el Cádiz B pero que ya se repitió en Yecla.

La visita al conjunto murciano fue otro ejemplo de cómo es necesaria la persistencia en el campo. Incluso cuando todo parece en contra y el marcador muestra un tanteo casi irreversible. El cuadro califal llegó a padecer una desventaja de dos goles ante el Yeclano pero supo rehacerse tras los cambios que efectuó Enrique Martín. La reacción se produjo en el tramo definitivo de la contienda, con tantos en el 82 y el 89. Y todavía pudo ser mejor pues el conjunto blanquiverde contó con un par de opciones claras de cara a puerta en el añadido. Lo cierto es que consiguió arañar un punto cuando más improbable resultaba.

De esta forma, el Córdoba forja por ahora su quinta plaza -a la que sube tras caer a la novena tras perder en Sevilla- en los instantes decisivos de cada partido. Son siete de doce puntos los que acumuló en las postrimerías de los distintos encuentros, como también son dos de tres los triunfos que logró en esos últimos momentos. Sólo en un choque gozó de relativa calma para ganar. Fue ante el Murcia, cuando Juanto Ortuño marcó el tanto de la victoria desde el punto de penalti a la media hora de juego. Por el contrario, anotar con prontitud no le sirvió al conjunto blanquiverde para puntuar ante el Sevilla Atlético: tras adelantarse en el 19 se vio remontado. Por cierto, en este duelo estuvo a punto de empatar justo antes del pitido final.

Etiquetas
stats