Fin a la incertidumbre: se juega en Reus

Aythami, en la visita a Reus de la pasada campaña | LOF

La duda ya tiene respuesta. Termina la incertidumbre para el Córdoba y, por tanto, para sus aficionados. El duelo del sábado (18:00) con el Reus se va a disputar dentro de lo establecido tiempo atrás. Así es después de que la Jueza de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) haya decidido este jueves rechazar el aplazamiento del encuentro. La suspensión temporal del encuentro había sido solicitada el miércoles por LaLiga, con el visto bueno de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), debido a la situación por la que atraviesa la plantilla del cuadro rojinegro. De esta forma, el conjunto blanquiverde no ve alterado su plan a corto plazo ni su calendario y afronta el trascendente partido en tierras catalanas como tuviera fijado.

Con su resolución, la Jueza de Competición de la RFEF pone, por tato, punto final a días de incertidumbre en torno al choque en Reus. La solicitud de aplazamiento por parte de LaLiga se produjo con motivo de la inestabilidad que vive la entidad desde hace mucho tiempo. El club catalán ya tuvo problemas en verano para conformar su plantilla debido a que tenía rebasado el límite salarial. Esa circunstancia le llevó a encarar la presente temporada con sólo 16 fichas profesionales cubiertas. La problemática fue creciente con el transcurso de los meses, ya que el conjunto tarraconense dejó de pagar a sus futbolistas. En concreto, los jugadores rojinegros han de cobrar las tres últimas nóminas.

El presidente de LaLiga, Javier Tebas, garantizó el pasado lunes, justo en Córdoba, el abono de las cantidades de sus sueldos a los jugadores del Reus. Sin embargo, y tras una reunión con la patronal y la AFE, los futbolistas rojinegros desecharon la opción. El diario IuSport informó de que tomaron esta postura al entenderla injusta, dado que el personal no deportivo de la entidad catalana continuaría sin cobrar. De ahí que el miércoles, según el citado medio, prefirieron rechazar la oferta y denunciar al club, lo que abrió un plazo de cinco días hábiles para que éste responda a sus obligaciones.

Ése fue el antepenúltimo capítulo del guion escrito para un duelo de vital importancia para el Córdoba como lo es el del sábado. La historia tuvo su continuación el mismo miércoles, ya que fue entonces cuando LaLiga optó por pedir a la RFEF el aplazamiento del partido. La patronal actuó con la conformidad de la AFE. Y el desenlace debía llegar este jueves, tal y como ha ocurrido. La Jueza de Competición, en efecto, ha dictaminado que el choque se juegue tal y como estaba previsto. Dicho extremo ha sido confirmado posteriormente por el propio conjunto califal, que no había aceptado concretamente la suspensión: en realidad el club sólo había mostrado su apoyo al cuadro rojinegro en lo que decidiera. Ahora resta por saber si los tarraconenses van a poder terminar o no la temporada.

Etiquetas
stats