El hundimiento: el Córdoba B y el Lucena, en crisis

Lance de un partido del Córdoba B. | ÁLVARO CARMONA
Blanquiverdes y celestes, que se enfrentan el próximo fin de semana, suman cinco jornadas sin ganar y pasan de vivir en la zona noble de la tabla a ver de cerca el peligro

Las luces se tornan sombras. El optimismo imperante hace apenas cinco semanas da paso en la actualidad a una realidad complicada. Y la necesidad empieza a apretar. La zona noble de la tabla queda lejos, tanto que el peligro acecha. Mucho ha cambiado la situación para el Córdoba B y el Lucena, que dejaron de observar la clasificación con ilusión para hacerlo con cierta ansiedad. Los dos conjuntos atraviesan una dinámica negativa que les lleva a ocupar las dos posiciones inmediatamente anteriores a la promoción de permanencia en el Grupo IV de Segunda B. El próximo fin de semana se verán las caras en un derbi que llega, visto el panorama, en el peor momento posible. Porque ambos equipos se medirán después de cinco jornadas sin conocer el triunfo y dentro de una crisis que se traduce en una auténtica caída libre. El último efecto de la crisis que viven tanto blanquiverdes como celestes es la derrota de los primeros este domingo en La Línea de la Concepción. Quizá no mereció tanto castigo, pero el filial salió de tierras gaditanas con una goleada (5-0) de las que duelen. Ese resultado es el reflejo de los malos tiempos que corren para los representantes de bronce del fútbol cordobés.

El hundimiento resulta más significativo si cabe en el Córdoba B, que al paso por la séptima jornada consiguió alcanzar la cuarta plaza. El conjunto blanquiverde encadenó tres victorias y comenzó a ofrecer una imagen que invitaba a soñar. Entonces, sólo el UCAM Murcia le superaba en puntos y el Real Jaén y el Linense -su verdugo este domingo- le igualaban. Parecía no tener techo la escuadra de José Antonio Romero, que sin embargo una semana después cayó con estrépito en su visita al Sevilla Atlético (4-0). Ésa fue la segunda derrota abultada de la campaña y la primera de una etapa que se inició en la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros. Después, sólo un punto logró sumar el cuadro califal. Fue ante El Palo en el último partido que disputó como local y en que dejó escapar el triunfo después de tomar ventaja en el marcador en el minuto 3. El gol que marcó Florin al equipo malagueño es el único que anotó el filial en ese último ciclo de encuentros, en el que, por el contrario, encajó más que en las siete fechas anteriores del campeonato. Los 13 tantos recibidos le convierten en el segundo conjunto más goleado del Grupo IV -junto con Melilla y San Roque-, con 21 dianas en contra. La dinámica negativa se traduce en su decimocuarta posición, sólo dos puntos por encima de la promoción de permanencia y del descenso.

Muy parecida es la situación del Lucena. Los dos equipos parecen querer ir de la mano esta temporada y apenas un empate hace que no se encuentren totalmente parejos en la tabla. Los celestes lograron sumar un punto más que sus vecinos en los últimos cinco partidos, pero ese dato ofrece poco consuelo a un conjunto que ve el peligro a sólo un punto. El equipo que dirige Juan Arsenal logró alcanzar la quinta plaza justo en la jornada en que el Córdoba B ocupaba la cuarta. El panorama era bueno al paso por la séptima fecha del curso. Todo se torció, al igual que para el filial, en la siguiente, cuando el Almería B le asestó un duro golpe: el cuadro rojiblanco se impuso entonces por 6-0. Era el segundo encuentro consecutivo en que la escuadra aracelitana recibía media docena de goles, pues días antes cedió en la Copa Federación por 6-2 ante el San Fernando. Los lucentinos quedaron noqueados y en casa sólo pudieron arrancar sendos empates, a cero ambos, ante El Palo y Cartagena. Lejos de su estadio, volvieron a perder en La Línea y en Arroyo de la Luz, donde marcaron el único tanto que lograron hacer en ese período de tiempo. Otro dato en común con el conjunto blanquiverde.

Etiquetas
stats