El gol, una doble avería a reparar

.

En el deporte se vive de la anotación, sea cual sea su forma o modalidad. Es indiscutible que los éxitos únicamente se alcanzan a base de la producción, ya sea en materia ofensiva o defensiva. El proceso de obtenerlo ya cobra un carácter más secundario. Es por ello que el apartado goleador obra una dimensión notoria en el caso del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, un recién llegado a una auténtica jungla. Un novato que está tratando de hacerse un nombre en una liga de adultos. No le va del todo mal, aunque aún tiene varias tareas pendientes si quiere lograr el objetivo de la permanencia. La principal: el gol. Dos vías se han abierto en el transcurso de las jornadas para el conjunto blanquiverde, las cuales están impidiendo que el equipo pueda seguir avanzando en su propósito. El cerrojo atrás y el olfato adelante. Los números hablan por sí solos.

El estreno de los de Maca en la máxima división nacional se tradujo en un inesperado pleno. Seis puntos de seis posibles que hicieron sonar las alarmas de los conjuntos ya presentes en la categoría, pues no contaban con una puesta en escena así. La estadística reflejó por aquel entonces un desempeño sobresaliente, ya que el primer compromiso se saldó con 1-0 (Osasuna) y en el segundo se firmó un magnífico 2-3 (Levante) lejos de Vista Alegre. La avería atrás comenzó a surgir cuando en el horizonte apareció el potencial de los grandes conjuntos, aunque dicha debilidad atrás se compensó con una más que noble cifra goleadora. De este modo, las siguiente cita se resolvió con derrota por 2-3 (Inter Movistar).

El problema defensivo comenzó a agudizarse según avanzó la campaña, aunque aún mantendría cierto equilibrio al menos una jornada más, teniendo además en cuenta la entidad del adversario (caída por 3-5 frente a ElPozo Murcia). No obstante, el tramo más delicado aconteció durante los dos últimos encuentros. Ahí se palpó realmente el primer momento de crisis para los blanquivedes, que acumularon sendas derrotas frente al Viña Albali Valdepeñas (4-1) y el Servigroup Peñíscola (5-0). Es más, el último compromiso en suelo valenciano dejó a los de Maca por primera vez sin anotar en lo que va de temporada.

De esta forma, el equipo ha pasado de encajar apenas 5 goles (con 6 a favor) durante las tres primeras jornadas a las 14 veces (por solo 4 en terreno ofensivo) que se ha visto obligado a recoger el esférico de sus redes en las tres siguientes. Un desequilibrio en el que ha pasado de situarse como equipo revelación en zona de play off a estar ya a sólo dos puntos de los puestos de descenso. El término medio debe ser la realidad deportiva de una plantilla que ya ha demostrado capacidad para ello, lo cual pasa por mejorar en esos dos aspectos fundamentales del juego. Una vez más, la forma de obtenerlo pasa a un plano secundario. Por lo tanto, recuperar la imagen ofrecida durante los primeros compases de la campaña debe ser la misión de Maca de cara a dejar atrás una etiqueta que a día de hoy sitúa al equipo como el tercero tanto que menos convierte como que más encaja.

Etiquetas
stats