Ganar sin mirar atrás

Markovic y Lara se abrazan tras el partido ante el Reus | MADERO CUBERO

Por encima de las cuentas, que se hacen y se rehacen cada fin de semana en función de los resultados -algunos esperpénticos, y los que faltan aún-, el cordobesismo sólo piensa en el futuro más inmediato. Una victoria ante el Real Oviedo (domingo, 20:30) colocaría al equipo con 49 puntos a falta de dos jornadas. A la vista de la situación, esa cifra dejaría la permanencia apalabrada. Incluso podría quedar matemáticamente resuelta si se producen carambolas convenientes en otros escenarios. Pero todo está enfocado en los noventa minutos del domingo, donde se esconde la llave para escapar de una temporada de pesadilla. Las ganas de terminar cuanto antes no se disimulan en absoluto.

“Hemos perdido uno de los últimos seis partidos. Ya tenemos la mente en trabajar y prepararnos para ganar al Oviedo. Necesitamos salir de esta situación y todo pasa por ganar en nuestro estadio la semana que viene”, dejó dicho Carrión en la sala de prensa del Carranza, después de amarrar un empate que suponía el segundo punto sumado por su equipo lejos de casa en toda la segunda vuelta. Un balance paupérrimo que queda compensado por el notable desempeño en el hogar propio. Con la portería a cero, goles a última hora y dosis extra de angustia, el Córdoba ha logrado rentabilizar sus encuentros en El Arcángel. Cinco victorias y dos empates desde el mes de febrero jalonan la trayectoria de los blanquiverdes, que con esos 17 puntos sobre 21 posibles han conseguido mantenerse fuera de la zona de descenso. Ahora le separan tres puntos -más el golaverage- del Nástic de Tarragona, que ocupa la última plaza que conduciría a la Segunda B.

Mirandés (37), Elche (42), Mallorca (42) y Nástic (43) son los condenados a día de hoy. Por encima están el Alcorcón (44), Almería (45) y Córdoba (46), con Numancia, UCAM Murcia y Zaragoza sumando 48. Faltan nueve puntos y el Córdoba ya no tendrá en frente a ningún rival directo por la salvación. El del domingo llega con opciones de engancharse al play off de ascenso a Primera, que tiene a dos puntos. Luego llegará la visita a Vallecas, donde el Rayo ya no tiene nada en juego. Y, para concluir, la visita de un Girona que para entonces puede estar ya matemáticamente en Primera División. El Córdoba no quiere tener mirada panorámica. Sólo se centra en lo que viene. Ganar al Oviedo puede clarificar la situación y traer alivio a un club angustiado, que podría respirar a la hora de abordar sus planes para el porvenir. El club podría lanzar en las próximas horas una promoción de entradas similar a la del último partido casero, ante el Reus, en el que logró congregar a casi 14.000 personas.

Etiquetas
stats