Solano, determinante en la victoria de España

Adolfo realiza un disparo a portería

Un paso firme para demostrar la capacidad de esta selección. Como ya se ha dicho y repetido una y otra vez, Córdoba tiene una gran cantera de futbolistas dentro del fútbol sala y se demuestra tanto en las máximas categorías como en los torneos internacionales. Por ello, los cordobeses siempre son referentes en el combinado nacional y en el Mundial de Lituania se ha podido comprobar. El cuadro dirigido por Fede Vidal debutaba en esta competición sobre la pista del Klaipeda Arena ante una selección de Paraguay que vio cómo un jugador califa decantó el partido en los instantes iniciales. Y es que Solano era una auténtica molestia para una defensa latinoamericana que no sabía cómo defender el juego de espaldas del cordobés. Tanto fue así que este profesional fue el que desatascó la contienda e iniciando el buen juego europeo a lo largo de la segunda mitad.

Este tipo de contiendas siempre tiene la misma tónica en los primeros compases. Los dos equipos saltaron a la pista lituana con el pedal del freno pisado, esperando para ver cuáles son las armas del rival e intentando amoldarse a un terreno de juego donde se disputarán muchos minutos durante los próximos días. Por ello, tanto el combinado español como el paraguayo querían cosechar sensaciones positivas a lo largo de los instantes iniciales, aunque los chicos dirigidos por Fede Vidal asestaron el primer golpe. Solano estaba siendo el jugador más determinante, logrando fijar al cierre y dándole mucha profundidad y aire a los alas. Tanto fue así que el cordobés aprovechó un buen pase de Raúl Campos al segundo palo para inaugurar el marcador del Klaipeda Arena. Sin embargo, la defensa de los latinoamericanos fue tan férrea que los europeos no eran capaces de distanciar el resultado antes del paso por vestuarios hasta que Adolfo sacó un buen disparo desde fuera del área, colocando el 2-0 y yéndose al descanso con una ventaja importante en el luminoso.

La vuelta de vestuarios no cambió la tónica del encuentro. La selección española seguía dominando el partido merced a un combinado paraguayo que intentaba reducir la distancia del electrónico con ataques aislados y a balón parado. Sin embargo, la nota negativa parecía llegar en una fea caída de Solano que se tuvo que retirar del encuentro con un fuerte dolor en el hombro. Uno de los mejores jugadores del cuadro nacional abandonó la contienda momentáneamente, pero sus compañeros no dieron un paso atrás. De hecho, Raúl Campos puso más tierra de por medio gracias a un gran disparo en la frontal del área que se coló por la escuadra de la portería sudamericana. Aun así, el cordobés volvió a escena para los últimos instantes del encuentro sin problemas aparentes y finalmente Raúl Campos marcó el cuarto y definitivo en la victoria de España ante Paraguay.

Etiquetas
Publicado el
14 de septiembre de 2021 - 18:41 h