Fuentes, presente en una amarga ausencia

Fuentes celebra un gol durante su etapa en el Córdoba | MADERO CUBERO

Atraviesa, desde el pasado verano, una complicada situación. Probablemente, y sin el probablemente, sea ésta la etapa más difícil de su vida deportiva. No en vano, tras un duradero paso por Primera hoy por hoy forma parte en la lista de jugadores en paro. Al menos tiene el salvavidas de la escuela de fútbol del colegio Maristas Cervantes, en la que participa en la actualidad. Lo cierto es que Fuentes está muy presente estos días a pesar de su amarga ausencia. Una ausencia que gana protagonismo esta semana con motivo de la visita de su último equipo al que fuera su hogar deportivo. El Osasuna llega este viernes (21:00) a Córdoba para medirse en un duelo que es de todo menos un partido cualquiera.

No es un choque más debido a las circunstancias del conjunto blanquiverde. También porque una derrota, quién sabe, puede suponer la destitución temprana de Merino. O porque viene un rival de alto rango y lo hace con un viejo conocido, Xisco, y otro que lo es pero en otro sentido, David Rodríguez. Por supuesto, no menos especial es este encuentro para Fuentes, que bien pudiera pisar el verde de El Arcángel como rival por segunda vez. La realidad es otra, ya que al lateral le toca vivir el duelo desde fuera, como un espectador. Casi seguro como un aficionado más del Córdoba, para cuya plantilla no deja nunca de sonar. Tal y como ocurriera, sin ir más lejos, en verano tras conocerse su baja por parte del Osasuna.

Lo cierto es que el canterano blanquiverde continúa, de manera no poco sorprendente, en situación de desempleo. Así es después de que el club navarro decidiera prescindir de sus servicios meses atrás. La noticia impactó tanto al futbolista, mucho más como es lógico, como a los aficionados. Incluidos los del Córdoba, que en buen número solicitaron su fichaje. Pero éste no se produjo. De esta forma, el lateral aguarda aún la llegada de una oferta que le permita regresar a los terrenos de juego. Su realidad es más dolorosa si cabe después de acumular cuatro temporadas en Primera, entre las tres en que militara en el Espanyol y la anterior en la que formó parte del Osasuna.

Precisamente los navarros recalan este viernes en El Arcángel. Y la ausencia más significativa es de quien ni siquiera está en las quinielas de los onces. Se trata de un Juan Rafael Fuentes refugiado actualmente en el salón más luminoso del fútbol. A sus 27 años, el cordobés disfruta de otro aspecto del deporte rey en el colegio Maristas Cervantes. En su escuela participa ahora como preparador de ilusionados pequeños, que a buen seguro no pierden atención a las muchas enseñanzas que les puede aportar el canterano blanquiverde.

Etiquetas
stats