Fran Cruz, inamovible en una zaga con continuas variaciones

Fran Cruz defiende un balón FOTO: MADERO CUBERO
El joven central es el único hombre fijo en la retaguardia del Córdoba, que ha presentado hasta cinco combinaciones diferentes en lo que va de Liga

La confección de la zaga es sin duda el mayor quebradero de cabeza para Pablo Villa casi desde el inicio de temporada. El técnico no ha tenido un respiro en este sentido, excepto en las cuatro primeras jornadas de Liga, las únicas en que pudo repetir línea de retaguardia. Las bajas, ya fueran o sean por lesión o por sanción, han provocado que el preparador blanquiverde haya tenido que reestructurar semana tras semana una zaga que ha contado con cinco combinaciones diferentes en lo que va de curso. Dicha circunstancia conlleva a que a día de hoy hayan participado en al menos un encuentro todos los defensas con que cuenta en su plantilla, excepto Campabadal, e incluso ha posibilitado que debutara con el primer equipo Dani Espejo.

Sin embargo, entre tanta variación obligada existe un hombre que es fijo. Una pieza inamovible en un puzle difícil de resolver ante tanta vicisitud. Fran Cruz es el único jugador de zaga que ha estado presente en todos y cada uno de los partidos del conjunto blanquiverde. De hecho, también fue de la partida en Copa ante el Deportivo de la Coruña. El joven central se encontró con la titularidad casi por casualidad, debido a la lesión de Armando en pretemporada y cuya recuperación se ha alargado más de lo esperado. Tomó el puesto y se ganó a pulso la continuidad, ya que incluso con el motrileño recuperado se mantuvo en el eje central de la defensa. En las primeras cuatro jornadas estuvo acompañado por los mismos hombres: Janse en el flanco derecho, Raúl Bravo en el izquierdo y en el centro Iago Bouzón.

Pero tras el choque en Ipurua se iniciaron las variaciones obligadas atrás. Las lesiones de Iago Bouzón y Raúl Bravo abrieron las puertas del once blanquiverde a Bernardo y Samuel de los Reyes. Janse siguió y Fran Cruz también. Cierto es que Villa no tenía más futbolistas en esa zona del campo a su disposición. Pero cuando hubo más opciones, los hermanos Cruz siguieron juntos en la línea de retaguardia. Y el cambio llegó en el lateral izquierdo, donde debutó Dani Espejo -como hiciera anteriormente Bernardo-. Sucedió ante el Girona y debido a que Samuel de los Reyes cumplía sanción por acumulación de tarjetas. De cara a Las Palmas, Iago Bouzón volvió a estar preparado para participar, y sin embargo se dio lugar a una nueva combinación, la cuarta en Liga. El gallego entró en el flanco derecho por Janse y no en el centro de la defensa, como se pudiera haber previsto. Armando seguía en el banquillo.

Tampoco cambió el panorama para el mayor de los Cruz en Lugo. En el Anxo Carro salió otra vez Iago Bouzón, lesionado nuevamente. Janse recuperó su sitio, mientras Armando tomó el lugar que se le tenía asignado en verano. Abandonó el once Bernardo y Fran continuó. La única diferencia que guardó respecto de los anteriores este choque para el canterano fue que por primera vez en lo que va de curso no completó los 90 minutos. Con todo, el joven zaguero se mantuvo en una titularidad que volverá a repetir al menos unas semanas más, mientras se recupera Iago Bouzón. En ese momento, Villa decidirá si continúa con su papel de figura inamovible en defensa o no.

Etiquetas
Publicado el
17 de octubre de 2013 - 22:42 h
stats