El excordobesista Bravo, detenido como presunto cabecilla de una trama de amaño

Raúl Bravo, en la sala de prensa de El Arcángel el día de su despedida del club en 2014.

Dos exjugadores del Córdoba, Raúl Bravo e Ínigo López, han sido detenidos por la Policía Nacional junto a otros jugadores de Primera y Segunda División por participar presuntamente en una organización criminal dedicada al amaño de partidos de fútbol a través de las apuestas deportivas. Raúl Bravo, ex jugador del Real Madrid -y pieza clave en el equipo del Córdoba que ascendió a Primera en 2014-, sería el supuesto cabecilla de la trama. Entre los jugadores investigados están Borja Fernández, jugador del Real Valladolid Club; Carlos Aranda, ex jugador de varios equipos de Primera División; Íñigo López Montañana, jugador del Deportivo de La Coruña y miembro de la plantilla del Córdoba en la temporada en Primera División (14-15) y Samu Saiz, jugador del Getafe.

En la operación policial han sido investigados también, según informa La Sexta, dos excordobesistas más. Se trata del Carlos Caballero, futbolista del Fuenlabrada, y de Emilio Vega Arias, exjugador y director deportivo del Córdoba en dos etapas, que en los últimos años ha estado vinculado a la disciplina de la Sociedad Deportiva Huesca. El leonés ha realizado una nota aclaratoria sobre las circunstancias de su implicación en el caso. "Ante las diversas informaciones aparecidas en varios medios de comunicación, quiero aclarar que no me encuentro detenido tal y como se está asegurando", expresa Vega a través de un comunicado, en el que explica que "esta mañana simplemente he prestado declaración porque en la época de los hechos acaecidos era el director deportivo de la SD Huesca", por lo que aclara que se encuentra "sin cargos al respecto".

Entre los detenidos hay, además de futbolistas -varios de ellos en activo-, componentes de la directiva de la Sociedad Deportiva Huesca. Fuentes policiales han informado que también han sido arrestados Agustín Lasaosa, presidente de la entidad aragonesa, y Juan Carlos Galindo Lanuza, jefe de los servicios médicos del mismo club.

A todos los detenidos se les imputan delitos de pertenencia a organización criminal, corrupción entre particulares y blanqueo de capitales. La investigación la ha desarrollado la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV).

La investigacón se originó tras una denuncia presentada por LaLiga,en mayo de 2018, ante las sospechas de posible amaño en el Huesca-Nàstic de la temporada 2017/2018, en la jornada 41 y penúltima del campeonato. El partido acabó con victoria para el equipo catalán, que terminó salvando la categoría; el Huesca ya había ascendido matemáticamente a Primera División. Fuentes de LaLiga confirmaron la presentación de la denuncia ante las sospechas de supuestas irregularidades detectadas en un encuentro por su departamento de Integridad y Seguridad.

Agentes de la Policía Nacional están llevando a cabo una operación contra una organización presuntamente dedicada a los "amaños deportivos" en el fútbol profesional. En la denominada operación "Oikos", dirigida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Huesca en virtud de Diligencias Previas 650/18, se realizarán nueve entradas y registros en diferentes puntos de la geografía nacional en relación con los delitos de "amaño deportivo", blanqueo de capitales y organización criminal.

Está prevista la detención de once personas, entre los que se encuentran jugadores de fútbol de primera división retirados y en activo, jugadores en activo de segunda división así como presidentes y directivos de un club. La investigación ha permitido corroborar que los investigados alcanzaron acuerdos con diferentes jugadores para "amañar" al menos tres partidos correspondientes a la Primera, Segunda y Tercera división. El amaño relativo a la Tercera División resultó infructuoso, comprometiéndose los jugadores implicados en compensar las pérdidas realizando otro en el futuro.

Etiquetas
stats