“Espero que la vida me dé una segunda oportunidad”

Ferrer se dirige a la sala de prensa a despedirse | ALVARO CARMONA
Albert Ferrer se marcha “orgullosísimo” por lo conseguido y lamenta “no haber podido disfrutar un poco más de lo que logramos entre todos” | El catalán dice que no cree “que ningún jugador no diera el cien por cien”

Finalmente, compareció. Llegó acompañado por sus hombres de confianza durante su etapa cordobesista: Sánchez Jara, Luis Carrión, Marc Huguet y Jorge Romero. Albert Ferrer, el entrenador que llevó al Córdoba a Primera División después de 42 años, no merecía irse por la puerta de atrás. El catalán tuvo unos cariñosos mensajes a través de las redes sociales para la afición, aunque quedaba algo pendiente. Bajo un calor sofocante, en la sala de prensa de El Arcángel, el ya ex técnico blanquiverde desgranó sus sensaciones en un momento “que no es fácil”, dijo, aunque matizó que “tenía la obligación de despedirme de todos, de una manera más oficial que dos simples tweets”.

Ferrer se mostró agracedido por la oportunidad que le brindó el Córdoba. “Quiero trasladar la gratitud por estos dos meses y decir lo que hemos disfrutado tanto yo como mi cuerpo técnico, consiguiendo un objetivo que no era fácil y orgullosísimos de poder irnos a casa con ese logro”, ha explicado, sin esconder que le queda una espina clavada. “Hay un pero, quizá no haber podido disfrutar un poco más de lo que entre todos conseguimos, que no era fácil, un ascenso a Primera”, ha dicho. Sobre lo que se le avecina al Córdoba, Ferrer dijo que será fundamental el respaldo de todos. “Quiero dar todo mi apoyo, sobre todo a la afición, para que no decaiga; los buenos momentos seguro que llegarán, que estén a la altura de las circunstancias como han estado en todo momento. Ahora es el momento en que más unidad debe haber”.

En la hora del adiós, Ferrer se ha mostrado conciliador y emotivo. “Me llevaré muy, muy buenos recuerdos, me llevaré a Córdoba y al cordobesismo, a esta ciudad, en el corazón. Mucha suerte a los que se quedan. Que este club creciera poco a poco era la ilusión que teníamos todos; espero que en un futuro la vida me dé una segunda oportunidad de poder disfrutar de este club en Primera. Estoy seguro de que nos dará una segunda oportunidad”, ha expresado el barcelonés, que no quiso olvidarse de sus más directos colaboradores. “Quiero dar las gracias sobre todo a estos cuatro hombres, aunque Marc (Huguet) haya llegado esta temporada. Javi (Sánchez Jara), agradezco todo lo que ha hecho por mí; Luis (Carrión), hemos tenido malos y buenos momentos, pero hemos reído y lo hemos hecho todo con ilusión; Jorge (Romero) igual, gracias por todo. Quiero agradecer a la prensa todo lo que ha hecho por nosotros, aunque ha habido momentos malos, pero que son cosas del fútbol y no tendré en cuenta”, ha relatado.

Sobre su despido no quiso entrar en demasiados análisis. “No tengo por qué entender nada, soy un trabajador de este club y se ha decidido que esta etapa termina aquí. Tomaba la decisión que creía que era mejor en el campo y el club ha hecho lo mismo. Les doy las gracias por la oportunidad que me han dado”, ha declarado, al tiempo que desveló sobre su finiquito que “estamos aún en fase de negociación”. ¿Lo esperaba? “No es cuestión de esperártelo o no, sabemos que el fútbol da muchos giros y lo que un día es blanco otro es negro, y entraba dentro de lo normal. Hablando de los resultados, era algo complicado, por el inicio que hemos tenido. Particularmente pensaba que podíamos dar la vuelta a la situación”.

Sobre las razones de la situación actual del Córdoba, colista de Primera sin haber ganado en ocho jornadas, repartió responsabilidades. “Es un cúmulo de cosas, han fallado muchas cosas. Todos fallamos: jugadores, entrenadores y directivos. Todas las cosas que he hecho han sido muy pensadas y consensuadas, y pensando que eran lo mejor para el club. ¿Que nos hemos equivocado? Puede ser, pero no es cuestión de mirar lo que ha fallado”, ha expuesto ante los periodistas. De las malas relaciones con el vestuario, que han sido la comidilla en las últimas semanas, Ferrer no entró en consideraciones. “No he tenido nunca mala relación con nadie, por lo menos no me lo han demostrado. No me he despedido porque no era el momento ni la situación de hacerlo. Con la mano en el corazón no lo creo. Sólo que se le pase por la cabeza no rendir me indicaría a mí que es un mal profesional, entonces creo que no lo han hecho. No creo que ningún jugador no haya dado el 100 por 100”, ha indicado.

Para concluir, declaró sus mejores deseos para Miroslav Djukic, que le sustituye en el cargo. “Seguro que lo dará todo para que este club funcione y para que el equipo pueda salir de esta situación; desde aquí desearle toda la suerte del mundo y espero que le vaya muy bien. Me alegraría que el equipo lograra el objetivo marcado desde el principio”, dijo. Y se marchó.

Etiquetas
stats