Emilio Vega y el raro reencuentro en Huesca

Emilio Vega, en el banquillo de El Arcángel la pasada temporada | MADERO CUBERO

“Cómo hemos cambiado, qué lejos ha quedado aquella amistad”. Los primeros versos de aquella canción que interpretara Presuntos Implicados tiempo atrás bien pueden servir para describir lo que este sábado va a suceder en Huesca. El Córdoba visita al conjunto aragonés en un momento crítico, muy al contrario que su rival. Allí, en El Alcoraz, aguarda un viejo -aunque no demasiado- conocido de la entidad califal y de su afición. Es Emilio Vega, quien ahora ejerce sus funciones de director deportivo en el club azulgrana. Apenas una semana necesitó el leonés para encontrar un nuevo destino en su trayectoria en los despachos tras su salida de El Arcángel. Éste fue, por otro lado, el lugar en el que en junio de 2007 celebrara el último ascenso cordobesista a Segunda en el cargo que en la actualidad desempeña en tierras oscenses. De esta forma, el del sábado es un raro reencuentro.

Las tornas en el fútbol cambian tan rápido, a veces incluso más, que en la vida. De ello puede dar fe Emilio Vega, quien después de una traumática despedida en su primera etapa como director deportivo regresó al Córdoba en verano de 2015. La tarea que se le encomendó fue un ascenso que entre él y Oltra no consiguieron. Y eso que durante buena parte de la temporada 2015-16 se vislumbró por la vía directa. El de Bembibre retornó al club con nuevas aspiraciones, y exigencias. Al final, el proyecto resultó fallido, por mucho que su última labor fuera esencial a medio plazo para conseguir el extraño objetivo de la permanencia. Tanto Javi Lara como Aguza, así como Bíttolo, ayudaron a impedir la debacle. Pero cuando el desenlace feliz llegó él ya no estaba en El Arcángel.

En febrero fue despedido. Sólo una semana después halló trabajo en un Huesca que hoy por hoy es la gran revelación de la temporada junto con el Lugo. Los azulgranas son líderes, una condición que hace más compleja la visita del Córdoba a un estadio que aún genera grandes recuerdos a la afición. No en vano, fue allí donde el cuadro blanquiverde dio su más reciente salto a Segunda A tras un breve pero difícil tránsito por Segunda B. Ocurrió en junio de 2007 y en el mismo escenario se encontraba el propio Emilio Vega. Eso sí, entonces lo hacía con pertenencia al sentimiento del club califal. Entonces, el leonés era su director deportivo y celebraba como cualquier otro miembro de la entidad, del vestuario o del cordobesismo el ascenso en El Alcoraz.

Ahora vuelve a observar de cerca un duelo entre el Huesca y el Córdoba en ese mismo escenario, como hiciera también las dos últimas campañas. Pero ésta vez lo va a hacer desde un punto de vista diferente. Sus días en los despachos de El Arcángel forman parte del pasado, y ahora rinde deber a un conjunto que, tras el gran curso pasado, empieza a soñar de manera enérgica con su estreno en Primera. Quizá sea ésta una buena oportunidad para que el conjunto blanquiverde, con papel invertido, inicie su proceso de reconstrucción sobre el césped y en la clasificación. ¿Quién sabe? Lo cierto es que el sábado (16:00) toca un extraño reencuentro en El Alcoraz.

Etiquetas
stats