El doble debut de Villa, el rostro de la gran apuesta

Pablo Villa, entrenador del Córdoba, en su despacho de El Arcángel. FOTO: GUAJI
El alcorconero no sólo se estrenará este sábado como técnico del Córdoba en competición oficial, sino que lo hará también en categoría profesional, algo que ya sucediera con Paco Jémez, Berges, Luna Eslava o Esnáider

El sábado será, sin lugar a dudas, un día especial para Pablo Villa, pues debutará oficialmente como entrenador del Córdoba. Lo hará además en El Arcángel, su estadio, el mismo en que se dejó ver por primera vez hace exactamente diez años, en aquella ocasión sobre el verde (Córdoba-Ciudad de Murcia, 1-1, 9 de septiembre de 2003). La historia no terminará ahí sin embargo, ya que el alcorconero vivirá otro estreno importante, el que experimentará como técnico en categoría profesional. De esta forma, Villa afrontará un doble debut ante la Ponferradina, algo que no será la primera vez que se produzca en el seno del Córdoba en las campañas más recientes. De hecho, de los últimos seis preparadores blanquiverdes, hasta cuatro se presentaban como novatos en la Liga Adelante.

Villa repetirá la situación por la que antes pasaran Paco Jémez, Luna Eslava, Rafa Berges y Juan Eduardo Esnáider. El hoy técnico del Rayo Vallecano, gran artífice del sueño de la temporada 2011-12, recibió el encargo de dirigir al Córdoba después de haber entrenado a la Real Sociedad Deportiva Alcalá -de Alcalá de Henares- en Tercera. El cordobés nacido en Las Palmas de Gran Canaria hubo de soportar el peso que suponía suplir a Pepe Escalante y tras un nuevo ascenso a la categoría de plata. El recibimiento entre la afición quizá fue el peor de todos los que vivieron sus colegas. Diferente fue la llegada de Juan Luna Eslava, ya que llegó al banquillo cordobesista con la temporada en juego, para sustituir a José González en la campaña 2008-09. Los números del ex secretario técnico fueron realmente buenos, tanto que llevaron al equipo a conseguir su mejor clasificación en décadas.

Los datos de Luna Eslava quedaron después relegados por los cosechados por Lucas Alcaraz en su primer curso al frente del Córdoba (2009-10) y, sobre todo, por el propio Paco Jémez en su segunda etapa como preparador blanquiverde. En el caso del de Fernán Núñez, llegó al banquillo desde la secretaría técnica del cuadro califal y su experiencia como entrenador se reducía al Córdoba B y al equipo de Cadete Andaluza, además de ejercer como segundo de Paco en la 2007/08, motivo por el cual el salto quizá no fue tan grande como el de Villa o el de Berges, quien también tomó las riendas del conjunto cordobesista después de dirigir a su filial. A pesar de contar con una trayectoria más extensa, el oro olímpico en Barcelona 92 no había pasado el límite de Tercera, donde logró un hito con el Pozoblanco. No en vano, los vallesanos lucharon por el ascenso a Segunda B 16 años después de su último intento.

Los tres antecesores de Villa y el propio técnico del Córdoba 2013-14 tienen algo en común: los cuatro vistieron la elástica blanquiverde años antes de convertirse en directores de orquesta. No sucede lo mismo con Juan Eduardo Esnáider, que sí compartió con los anteriores la experiencia del doble debut. El argentino tampoco había actuado como entrenador en categoría profesional y su trayectoria, incluso, resultaba mucho más que escasa. Su experiencia quedaba reducida al Zaragoza B, equipo al que dirigió en la 2011-12. Sí es cierto que, al igual que Luna Eslava, Esnáider conoció el fútbol profesional desde el banquillo como segundo de Míchel en el Getafe.

Etiquetas
stats