Djukic reencuentra a Fede Cartabia, el chico maravilla

Fede Cartabia sonríe durante un ejercicio en el segundo entrenamiento de Djukic | ÁLVARO CARMONA
El técnico serbio dio la alternativa al efervescente talento argentino en el Valencia la temporada pasada | El de Rosario es el mejor argumento ofensivo del Córdoba

Hace exactamente un año, el día de San Rafael de 2013, Fede Cartabia encandilaba al valencianismo en el que seguramente fue su partido más celebrado. El argentino anotó dos goles de extraordinaria estética para contribuir a la paliza que recibió el Saint Gallen suizo dentro de la fase de grupos de la Europa League. Ricardo Costa, Sergio Canales y Paco Alcácer completaron el 5-1 al cuadro helvético. En Mestalla, algo más 26.000 espectadores se desgañitaban ovacionando a 'La Joyita' en una noche de inspiración absoluta. Y en el banquillo, Miroslav Djukic miraba con orgullo al chico maravilla de la cantera, un chaval por el que apostó el club cuando lo encontró con 13 años en el equipo de su barrio. Aquella noche del 24 de octubre, Fede marcó sus primeros goles oficiales con el conjunto ché. Y los dedicó a sus raíces: “Para Bombal”, se leía en la camiseta interior que mostró cuando festejó los tantos. Luego llegarían más.

Djukic quedó prendado del desparpajo del chaval, de su capacidad para inventar y crear soluciones en lugares en los que otros tiemblan. El serbio colocó a Cartabia en el escaparate alineándole en cinco partidos de la Europa League y diez de Liga. Le mantuvo su confianza hasta que las cosas se pusieron realmente feas, por resultados y por la presión del valencianismo, siempre exigente. Y sus caminos se separaron. A Djukic le cesaron en la jornada 16 y el jugador argentino se encontró con un compatriota, José Antonio Pizzi, que fue precisamente en el que le descubrió en su país. Con el ex internacional hispanoargentino, Fede jugó 23 partidos más. El Valencia, al final del curso, terminó fuera de los puestos europeos. Un desastre, según el rígido baremo ché. Alguien tenía que pagar las consecuencias y la desbandada fue enorme. A Federico Nicolás Cartabia le recomendaron que hiciera las maletas porque Nuno no contaba con él. En medio de la concentración le comentaron que iría al Córdoba, un recién ascendido a Primera después de cuatro décadas, y aquí se presentó con ganas de hacer lo que fuera necesario para regresar a Valencia. Nunca ha escondido su deseo, algo que ha llegado a molestar a cierto sector de la afición. Está prestado por el Valencia y el Córdoba tiene una opción de compra de su pase por 8 millones de euros, una cantidad inasumible para las arcas blanquiverdes. Y no hay más que hablar, de momento.

El destino ha querido que Djukic y Fede se vuelvan a encontrar. En Valencia, el chaval era un proyecto de futuro; en Córdoba, con el 10 en la espalda, un líder al que aferrarse y un ídolo en construcción por parte de una afición ansiosa de nuevos referentes. Cartabia ha firmado dos de los cinco goles del Córdoba y ha dado la asistencia de un tercero. Es el que más veces tira a puerta de todo el equipo y el que más faltas recibe, propiciando acciones de estrategia. Su trascendencia en el juego de ataque no admite dudas. El nuevo entrenador blanquiverde tendrá en Fede a uno de sus pilares. A sus 21 años, el internacional sub 20 albiceleste afronta un reto monumental en su carrera. El Córdoba le mira como quien se encomienda a un mesías. Hizo el primer gol del club en Primera desde 1972 y siempre se le recordará por eso, pero las expectativas con él son enormes. Djukic le conoce bien. Tendrá que hacerle madurar. No le queda más remedio.

Etiquetas
stats