Una despedida de locos

Rafa Gálvez pelea con un contrario | LOF
El Córdoba cierra el año con una insuficiente exhibición de orgullo ante una tormenta de problemas en Elche (2-0) | Los de Oltra jugaron con diez desde pronto y terminaron con nueve

El líder lo sigue siendo. Lo demostró en Elche, de donde salió con una derrota que escuece. Fue una despedida de año de verdadera locura para el Córdoba, que se vio metido en un berenjenal en un terreno hostil y estuvo a punto de reconducir la situación con un despliegue de orgullo, inconformismo y valentía. Un cordobés de Palma del Río, Sergio León, segó las esperanzas de los blanquiverdes con dos goles antes de los veinte minutos de juego. Lo del Córdoba está siendo un test de resistencia continuo. A cada contratiempo le sucede otro, ya venga del rival o del árbitro. La capacidad de regeneración del grupo se volvió a dejar sentir ante el Elche, un equipo con gente de calidad y un entrenador, Rubén Baraja, con un ideario futbolístico seductor. El Córdoba es duro. Le pegan y se levanta. Volvió a dejar claro que tiene alma, aunque esta vez no fue suficiente para que lograra al menos el punto que le otorgara matemáticamente el campeonato de invierno. Tendrá que esperar a lo que haga el Alavés en El Toralín.

Oltra llevaba en la lista a dos jugadores renqueantes: Xisco y Deivid. Al punta balear lo dejó fuera antes del inicio del partido. Al otro lo echó el árbitro antes del cuarto de hora. Tuvo que salir Jonathan Bijimine a debutar en Segunda. No iban ni veinte minutos de juego en el Martínez Valero. Para entonces, el marcador reflejaba un 2-1 y los blanquiverdes zurcían el descosido como buenamente podían después de un arranque de auténtica locura. El Elche y el Córdoba se daban manotazos con más furia que método, enardecidos por una cadena de acontecimientos inesperados. Suele suceder cuando los planes de la caseta saltan hechos pedazos antes de que los protagonistas rompan siquiera a sudar.

Tras unos primeros instantes de tanteo, con los de Baraja algo más dinámicos que un Córdoba contemplativo pero intenso, el guión de partido dio un giro brusco. Álex Moreno agarró la pelota y encaró con decisión la portería de Razak, que contempló con estupor como el jugador se deshizo en su carrera de Deivid, Stankevicius y Rafa Gálvez antes de armar la pierna para golpear a puerta. No lo pudo hacer porque Deivid se había repuesto y le entró por detrás. Reclamó el canario que había tocado la pelota, pero Arcediano Monescillo no le hizo el menor caso: señaló el punto de penalti y al central blanquiverde lo mandó a la calle con roja directa. Sergio León ejecutó el lanzamiento con pericia: fuerte y arriba. El delantero palmeño ya había dejado antes el testimonio de su motivación. A los cuatro minutos lanzó a la media vuelta y el balón se marchó a córner tras tocar Deivid. En otra burló a Rafa Gálvez antes de conectar un chut que se le marchó alto. El cordobés, máximo goleador de Segunda División, se enfrentaba por primera vez al equipo de su tierra, en el que nunca jugó. “Por desgracia”, apuntó en las vísperas con cortesía. El infortunio fue el del Córdoba por encontrarse con él en un momento de forma como el actual. A los 16 minutos colocó el 2-0 tras una acción en la que mostró su voracidad: remató, Razak rechazó y de nuevo volvió a golpear la pelota para elevar la distancia ante un Córdoba desnortado. En esos momentos, la retaguardia era una verbena. Para suturar la herida en la defensa, Oltra retiró a Raúl de Tomás y colocó a Bijimine en medio de la zaga al lado de Gálvez. Stankevicius quedaba en la derecha y Abel Moreno en la izquierda. Una trinchera experimental para abordar una situación crítica.

Y en éstas surgió Florin Andone. Cuando todo parecía perdido, con 2-0 en contra y uno menos, el rumano se inventó una jugada con su sello personal. Se fue por la tremenda de sus marcadores y lanzó un disparo cruzado al borde del área ante el que Javi no pudo hacer nada. Los gestos de rabia de Florin envalentonaron a sus compañeros y el Córdoba despachó un primer tiempo más que decente dadas las circunstancias. El Elche pudo hacer el tercero en una ocasión excepcional de Sergio León, que se quedo solo delante de Razak con todo a favor. El disparo del palmeño lo detuvo el ghanés, que tapó perfectamente el hueco. Con dificultades atrás, pero con un trabajo solidario de los pivotes para echar una mano, el equipo de Oltra sobrevivió e incluso estuvo a punto de marcar en otra acción con la marca de Florin. Protegió el balón dentro del área y envió un centro que Nando remató. El poste repelió la pelota y un suspiro de alivio se dejó sentir en la poco poblada grada ilicitana.

Tras el intermedio, un resbalón de Bijimine provocó un momento de pánico en el Córdoba, que se fue reponiendo. Con uno menos, el equipo blanquiverde se defendía con dedicación y buscaba alguna salida con Fidel y Florin, que apretaban al rival desde la salida. El Elche no podía cerrar el partido y empezaba a desesperarse con el correr de los minutos. Mantenía su ventaja, pero el Córdoba no se rendía. Espinosa estuvo cerca de marcar en una contra tras un córner a favor del Córdoba, pero Razak salió fuera del área y se lanzó con los brazos abiertos para despejar a ras de hierba el disparo del adversario.

Oltra decidió jugarse la última carta a falta de diez minutos. Sacó del campo a Rafa Gálvez, un central, y colocó a un punta, Jean Paul Pineda. Máximo riesgo. El Córdoba se armó de valor para buscar el punto que le diera matemáticamente el campeonato de invierno. Pudo ocurrir cualquier cosa. El Elche las tuvo, pero lo pasó francamente mal ante un Córdoba que se vació hasta el final. Una fea entrada del chileno a Mandi en el último minuto le hizo recibir la roja directa. Los blanquiverdes, con nueve, terminaron el partido metidos en el área del Elche y con todo el Martínez Valero implorando el final y con los nervios a flor de piel. El líder demostró que su sangre hierve.

FICHA TÉCNICA

ELCHE, 2: Javi, Caro, Armando (Cifu, 37'), Lolo, Álex Martínez, Pelayo, Mandi (Ilie, 90'), Espinosa, Álvaro, Álex Moreno y Sergio León (Héctor Hernández, 78').

CÓRDOBA, 1: Razak, Stankevicius, Deivid, Gálvez (Jean Paul Pineda, 81'), Abel Moreno, Nando (Pedro Ríos, 65'), Luso, Víctor Pérez, Fidel, Florin Andone y Raúl de Tomás (Jonathan Bijimine, 19').

ÁRBITRO: Arcediano Monescillo (Comité Castellano Manchego). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Pelayo y a los visitantes Raúl de Tomás, Nando y Bijimine. Expulsó con roja directa a Deivid en el minuto 13 y a Jean Paul Pineda en el 90.

GOLES: 1-0 (14') Sergio León, de penalti. 2-0 (16') Sergio León. 2-1 (18') Florin Andone.

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la décimo octava  jornada del campeonato nacional de Liga Adelante, disputado en el Martínez Valero ante 7.618 espectadores.

Etiquetas
stats