El Córdoba, entre la vida y la muerte

Cartel del próximo partido del Córdoba, con el alcalde José María Bellido | CCF

Las próximas horas serán clave en el futuro del Córdoba CF, que está pasando por la situación más convulsa de sus 65 años de historia. Bajo la administración judicial, con la autorización del juez para una venta subastada de su “unidad productiva” y una oferta en la mesa -del grupo Infinity, con capital de un fondo inversor de Baréin-, el club vive pendiente de un dramático efecto dominó. Su porvenir se decide en varios frentes y no todos están alineados bajo el mismo interés.

Cada movimiento condiciona al resto. Los dos más recientes -no los últimos, porque habrá más en breve- han sido las consecuencias de las reuniones mantenidas por los actuales gestores blanquiverdes con responsables de la Federación Española de Fútbol (RFEF) y el comunicado de Azaveco (Carlos González), desmintiendo las declaraciones de los administradores cuando afirmaron que activaron un “plan b” -la declaración de concurso y la subasta de la unidad productiva- cuando el “plan A” -solicitar dinero a Azaveco- no había tenido una respuesta positiva. González ha declarado que no se negó a inyectar dinero, sino que exigió antes de hacerlo una información económica que no se le facilitó.

¿Qué dice la RFEF?

“Hay una transmisión con continuidad de la actividad”, dijo el administrador Francisco Estepa a propósito de la naturaleza del proceso de “salvación” del Córdoba. El desglose de la sociedad anónima en “una empresa mercantil y un club de fútbol”, saliendo este a la venta y dejando la primera en manos de un concurso, resulta una operación compleja y polémica.

Los propios administradores reconocieron que en su reunión con los asesores jurídicos de la RFEF les hicieron saber que es un caso “que nunca se ha dado en el fútbol español”. De lo que suceda con el Córdoba se creará un precedente. El club se encuentra compitiendo en una categoría, la Segunda B, que está fuera de la órbita de LaLiga, patronal del fútbol profesional. La Española es ahora la responsable de mantener activas las licencias de los jugadores para seguir participando en el campeonato de los jugadores, que cambiarían de club si se estima que se ha creado uno nuevo. ¿Es eso posible? La respuesta aún no es clara.

Pablo Lozano, presidente de la Federación Andaluza, ha explicado que “ahora mismo los responsables jurídicos de la Federación Española han encontrado una situación que no es habitual, incluso es la primera vez que se da, y lo tienen en estudio”. Lozano se ha manifestado así en los micrófonos de Radio Marca, donde ha señalado que desde la RFEF “no se pueden pronunciar” pese a una llamada suya el martes. De esta forma, en cierto modo, ha puesto en duda la seguridad con que los administradores judiciales del Córdoba hablaron sobre la postura en Madrid acerca del caso blanquiverde.

González: “El Córdoba ha muerto”

Carlos González, expresidente del Córdoba que reclama la titularidad del paquete accionarial después de que Aglomerados (Jesús León) no cumpliera con los pagos pactados en el contrato con Azaveco, ha manifestado su postura contraria al proceso que está viviendo el Córdoba, que “ha muerto” y que dará paso “a otro club nuevo” en el que “no están nada claras las cosas”.

“El Córdoba muere y nace otra cosa; estos señores no salvan al Córdoba: se lo cargan y montan otro club”, declaró el tinerfeño en Radio Córdoba. “Ya me explicarán cómo han hecho con tanta celeridad una SAD porque no se tarda menos de dos meses en constituir, ya que tienes que tener el visto bueno del Consejo Superior de Deportes”, añadió.

González mostró sus dudas sobre lo acontecido en los últimos días. “Pretenden hacer un nuevo club y además con una circunstancia gravísima. Dijeron que el Córdoba tenía una deuda de 11'6 millones. Todo lo que no se cubra con la fianza. ¿Dónde quedan los acreedores, empleados, pequeños autónomos...? ¿Esos no van a cobrar? ¿Quién les paga? ¿Los que han puesto 3'2 millones? ¿Y hasta los 11'6 quién los paga? ¿Los dejamos tirados?”, subrayó.

Azaveco emitió un comunicado en el que desmentía a los administradores. González indica que “el juez tendrá que reconsiderar todo esto porque no se puede hacer, no tiene ningún sentido; es incompatible que el administrador judicial sea a la vez el concursal”. “El judicial mira por el bien de la entidad y el concursal por el de los acreedores. Todo esto es muy precipitado”, añadió.

Para Carlos González, la situación “se resuelve dando el club a sus legítimos dueños, porque nosotros podemos darle liquidez y estabilidad sin ningún problema”. Los administradores pidieron a González 2 millones de euros en el plazo de una semana y después otros 7'5 divididos en dos pagos. Azaveco solicitó antes como condiciones que

se levantara la administración judicial y una junta de accionistas para designar nuevos gestores.

“España es un país de derecho, tenemos unas garantías judiciales y no se puede hacer una cosa que se acaban de inventar, porque esto lo harán el Jerez, el Murcia y todos los clubes que tengan deudas”, advierte González, quien reconoce que paralizar el proceso “es difícil porque la decisión está tomada”. “Es la primera vez en la historia que hay dos concursos vivos. Se tenía que haber pagado uno y después abrir otro”, expresó, recalcando que Azaveco “tiene tiempo hasta el martes” para adoptar nuevas acciones para frenar “una liquidación encubierta”.

“Quiero decirle a la afición que el Córdoba ha muerto y lo que hace es otro nuevo club, que no tiene la historia ni absolutamente nada. Y está por ver que la Federación le permita jugar en la categoría. Porque si no, los que deben dinero dejarán de pagar. ¿Cómo puede creer alguien que poniendo 3 millones se zanjan 11 de deuda? Yo me quedo con una plaza, no pago los 11'6 que según ellos debe el club y en una semana llevo a un concurso”, dice.

Etiquetas
stats