El Córdoba grita que está vivo

.

Fue un partido de partidos. El Córdoba mostró su imagen más brillante y también su reverso tenebroso. Tuvo aciertos formidables y errores grotescos. En un último cuarto de hora increíble, el equipo de Sandoval le dio la vuelta a un escenario tétrico ante un Extremadura que lo tuvo en su mano porque había aprovechado su superioridad por una estúpida expulsión de Piovaccari. Pero una expulsión de su defensa Pomares les causó una pájara de la que el Córdoba sacó el máximo rédito. Esos instantes de debilidad los detectó la grada de El Arcángel, que alentó como en las grandes ocasiones -y ésta lo era- y encontró a un héroe en Sasa Jovanovic. El serbio destrozó a la retaguardia extremeña con dos goles que dieron la vuelta al 1-2. Para rematar, Jaime selló una goleada que nadie podía imaginar. “Nos va la marcha”, dijo después un Sandoval con el rostro demudado.

Este era el partido que había que ganar. El Córdoba-Extremadura olía a final en la jornada doce. No existe una larga tradición de rivalidad entre los clubes -más bien el contrario-, pero la trascendencia en el ambiente se podía cortar. Los más veteranos se acordaron de Ortuondo, ese entrenador de Ondárroa que sacó al Córdoba de Tercera y subió al club de Almendralejo a Primera, o del mítico gol del cordobés Pinedita al Barça en la década de los noventa. Pero el nombre del Extremadura está asociado a la última época en la que el cordobesismo compartió sonrisas. Feliz en su desgracia, como es norma de la casa. A finales del pasado curso, después de haber llenado más de diez veces seguidas El Arcángel y protagonizar una salvación milagrosa, del club blanquiverde salían voces eufóricas que hablaban de grandes planes. Entre ellos estaba fichar a las figuras más rutilantes de un pujante Extremadura.

¿Se acuerdan? Enric Gallego, Zarfino, Valverde... Y no solo a esos. También a profesionales con buen cartel, como Fausto Tienza -ex Osasuna y Cádiz- o Pomares, que estuvo notable en el Lorca. Del Getafe iban a llegar algunos jugadores a préstamo por la cesión de Sergi Guardiola. Se habló de Chuli. Para darle un toque de calidad al centro del campo se puso en agenda a Roberto Olabe. Y, como se iba a quedar el armazón de la plantilla de la salvación, que hizo números de ascenso, pues todo iba a ir fenomenal. Eso decía Luis Oliver, el hombre que construyó al Extremadura del ascenso y al Córdoba de la salvación. Luego pasó lo que pasó. Curiosamente, todos los futbolistas citados están hoy en el Extremadura, a donde se marchó Daniel López Ramos, el secretario técnico que desempeñó el mismo cargo en el Córdoba en los meses finales del campeonato pasado. Por todo eso, y porque en las vísperas el Extremadura aventajaba en un punto a un Córdoba colista, entre los muros de El Arcángel se respiraba el aroma inconfundible de la reivindicación. Al Córdoba le costó, pero supo salir a flote siendo fiel a su estilo: con sufrimiento y arreón de vergüenza torera de la mano de una hinchada incombustible. Nunca se perdió la fe, lo que debe considerarse como un valor en un equipo que está llamado a pelear por la supervivencia.

Para empezar, contratiempo. A Sandoval se le volvió a caer de la lista Carlos Abad, que se resintió de la misma lesión que provocó su ausencia en la Copa frente al Getafe. Le tocó ocupar el puesto a Marcos Lavín, que se convirtió así en el cuarto guardameta en defender la meta blanquiverde en la Liga tras Stefanovic, Abad y Alberto. Al madrileño le cayó encima una enorme responsabilidad: era un partido clave ante un adversario directo y en frente de él estaba Eric Gallego, el máximo goleador de la Liga 1/2/3. Pero así son las cosas en este Córdoba actual, que exige madurez acelerada a los jóvenes para resolver problemas de adultos. El entrenador cordobesista apostó, como avisó, por los hombres que se enfrentaron en El Molinón al Sporting y arrancaron un empate sin goles.

El Extremadura se plantó mejor sobre el campo, montando las primeras llegadas al área local. A los tres minutos, el defensa Pomares ensayó el disparo desde lejos y Lavín detuvo el balón. Los blanquiverdes, muy tensos, no lograban hilvanar jugadas ante la fuerte presión de los azulgranas. Luego la situación se equilibró. Ambos se jugaban mucho y las obligaciones estaban más en el bando de casa. Y pronto tuvieron algo que defender. A los ocho minutos, Miguel De las Cuevas progresó con el balón desde la zona de medios y decidió resolver por su cuenta con un derechazo que se clavó en la escuadra de la meta de Álvaro Fernández. El 1-0 serenó a los anfitriones, que se dedicaron a tocar más el balón y buscar las salidas rápidas. En una de ellas, Javi Galán se fue de cuantos le salieron al paso para terminar con un disparo muy forzado que se fue alto. El de Badajoz se dejó ver en ataque y sufrió, como Aguado, la dureza de los medios del Extremadura, en especial del uruguayo Gio Zarfino, que no se anduvo con miramientos a la hora de frenar a sus adversarios.

Los de Almendralejo mostraban las costuras de su defensa, especialmente por los flancos, y el Córdoba aprovechaba para buscar opciones con pases largos. Javi Lara, al filo de la media hora, pudo marcar en un disparo raso que Álvaro Fernandez blocó con dificultades junto al palo. Poco después la tuvo clarísima Piovaccari, que recibió un buen pase de De las Cuevas y burló a su marcador para terminar conectando un tiro que salió pegado a la cruceta. El italiano hizo de todo. Lo bueno y lo malo.

En tramo final de la primera parte se produjo un drástico giro de guion. En una jugada embarullada en el área local, tras el saque de un córner, Enric Gallego remató desde cerca para hacer el 1-1. El árbitro vio a Piovaccari empujar al azulgrana en la celebración del gol y no titubeó. Enseñó tarjeta amarilla al italiano, que minutos antes había visto otra cartulina por golpear a un contrario. El Córdoba se quedó en inferioridad y aguantó como pudo las últimas embestidas de un Extremadura crecido, que se fue al vestuario con un subidón impresionante. El Córdoba se retiró con un problema por resolver en el segundo periodo.

Jaime Romero, que ocupó la posición màs avanzada como delantero centro, tuvo la primera ocasión para el Córdoba en la reanudación, pero el balón tocó en un rival y facilitó su trayectoria para que blocara Álvaro Fernández. Con un jugador más en el campo, el Extremadura se mostró muy impetuoso en el arranque. Willy no llegó en el minuto 60 a rematar en carrera un buen centro de Pomares. El recién salido delantero logró su propósito en la jugada siguiente, batiendo con un disparo con la punta de la bota a Marcos Lavín.

Sandoval trató de revertir la situación con un doble cambio, introduciendo a Sasa Jovanovic y Luismi Quezada en lugar de De las Cuevas y Javi Lara, aunque el partido se alteró con la expulsión de Pomares, en el minuto 71. En un panorama enloquecido, con muchas brusquedades, el choque tenía un pronóstico incierto. Tras quedarse con diez, el Extremadura tuvo unos instantes de duda que aprovechó el Córdoba para conseguir el empate. Jovanovic se escapó por velocidad y burló la salida de Álvaro Fernández. El serbio pudo hacer el tercero local en el minuto 83, pero disparó alto. El Extremadura estaba gripado, no iba. El hambre cordobesista seguía y en el último minuto, con un lanzamiento sin ángulo y una mala colocación del portero, firmó el tercero. Con el Extremadura noqueado, Jaime Romero selló el 4-2 en un final trepidante. Era la victoria que el Córdoba necesitaba y tuvo que ser así.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA, 4: Marcos Lavín; Fernández, Aythami, Luis Muñoz, Javi Galán; Álex Vallejo, Javi Lara (Luismi Quezada, min. 65), Aguado (Blati Touré, min. 71), De las Cuevas (Jovanovic, min. 65), Jaime Romero; Piovaccari.

EXTREMADURA, 2: Álvaro Fernández, Álex Diez, Íñigo López, Djalo, Pomares; Zarfino, Olabe, Fausto Tienza (Willy, min. 56); Kike Márquez, Chuli (Álvaro Romero, min. 64) y Enric Gallego.

ÁRBITRO: Pulido Santana (Comité de Las Palmas). Amonestó con tarjeta amarilla a los visitantes Álex Diez, Íñigo López, Djalo, Zarfino, Álvaro Romero y Fausto Tienza. Expulsó por doble amarilla al cordobesista Piovaccari en el minuto 39 y al azulgrana Pomares, también por dos amarillas, en el minuto 71.

GOLES: 1-0 (8') De las Cuevas. 1-1 (39') Enric Gallego. 1-2 (62') Willy. 2-2 (78') Jovanovic. 3-2 (90') Jovanovic. 4-2 (91') Jaime Romero.

INCIDENCIAS: Partido de ida correspondiente a la décimo segunda jornada del campeonato nacional de Liga 1/2/3, disputado en el Estadio Municipal El Arcángel ante 12.079 espectadores.

Etiquetas
stats