Córdoba y afición, un idilio al rojo vivo ante el día clave

Los jugadores reciben el respaldo de los seguidores. FOTO: ÁLVARO CARMONA
Unos doscientos seguidores blanquiverdes vitorean a la plantilla en una sesión de entrenamiento cargada de buenas sensaciones

En la Ciudad Deportiva se ha escenificado un idilio: el Córdoba y su afición están unidos en el momento clave de la temporada. Unos doscientos aficionados, con el liderazgo de las Brigadas Blanquiverdes, se dieron cita en la instalación para hacer ver a los jugadores que su apoyo es incondicional en las vísperas del partido más trascendental de los últimos tiempos. La visita del Mallorca (sábado, 18:30) esconde la llave para entrar en el play off de ascenso a Primera. Nadie quiere perderse la oportunidad de presenciar un duelo del que se hablará durante mucho tiempo, pase lo que pase. La venta de la totalidad de las entradas para el partido ha marcado un hito, ya que las gradas registrarán un lleno absoluto por primera vez, algo que no sucedió ni siquiera en la eliminatoria de Copa del Rey contra el Barcelona de Leo Messi en diciembre de 2012. En varios portales de internet se han detectado ya ofertas de reventa de entradas, una circunstancia inédita en un partido del Córdoba en su estadio. A día de hoy, la comunión es total.

Desde que salieron al césped, los futbolistas recibieron aplausos y gritos de ánimo por parte de los hinchas blanquiverdes, que se llevaron para la ocasión toda su parafernalia -estandartes, banderas, bengalas- en lo que fue un simulacro del “infierno” que se espera mañana en El Arcángel frente al cuadro balear. Uno de los más aplaudidos fue Xisco Jiménez, quien se perfila como titular en el once de “Chapi” Ferrer. El ariete balear, formado precisamente ne las categorías base del Mallorca, tuvo un desagradable incidente con un seguidor que le increpó esta semana después de un entrenamiento. Afortunadamente, ese percance quedó totalmente olvidado y el delantero recibió hoy numerosas muestras de cariño y respaldo. Todos saben que puede ser una pieza vital.

La sesión, de unos noventa minutos, tuvo un susto cuando López Garai recibió un fuerte golpe en el hombro. Después siguió ejercitándose con el resto de sus compañeros, al igual que hicieron Luso Delgado, Uli Dávila, Fran Cruz y Iago Bouzón, quienes esta semana se mantuvieron con un programa específico por distintas dolencias físicas. Todos están recuperados y disponibles para ser alineados en el encuentro de mañana, que sólo registra las bajas obligadas por lesión de Carlos Caballero y Nwanko Obiora.

Etiquetas
stats