Conde, en la cima del baloncesto

.

Su nombre suena con fuerza en cada competición internacional que dirige. Antonio Conde se ha acostumbrado a las grandes citas. El árbitro cordobés -siempre que la selección española no obtiene billete para luchar por el oro- se está convirtiendo en un clásico de las finales en los grandes torneos, demostrando una capacidad de progresión excelente. A sus 45 años ha logrado sumar una nueva experiencia, al haber sido el colegiado principal de la final de la Copa del Mundo de baloncesto femenino en Tenerife, la cual se ha resuelto con triunfo de Estados Unidos frente a Australia por 56-73. Después de que España cediera en semifinales y se viera encuadrada en la pelea por el bronce, la Federación Internacional de Baloncesto decretó que el mejor colegiado provincial de todos los tiempos sería el encargado de tomar partido en el choque decisivo.

Así, Conde, ayudado por Yohan Rosso (Francia) y Jung Yu (Corea), incluyó un nuevo hito a su ya dilatada carrera deportiva. De hecho, desde sus inicios en los años 90, el cordobés no ha dejado de subir escalones, acumulando ya 566 partidos en Liga Endesa y habiendo dirigido personalmente dos finales de la ACB (2004 y 2006) o la de la Copa del Rey de la campaña 2007-08 en Vitoria-Gasteiz entre el por entonces TAU Cerámica y el Joventut.

Además, en el apartado internacional, Antonio Conde participó ya en el Mundial femenino de Turquía en 2010, en el que España consiguió el bronce y su primera medalla mundialista, así como en el EuroBasket masculino de 2017, junto a Vicente Bultó. Precisamente en ese torneo dirigió la gran final entre Eslovenia y Serbia.

Etiquetas
stats