Compraventa del Córdoba: la historia continúa

Jesús León, con Oliver al fondo | MADERO CUBERO

“Si me llama para firmar, voy ahora mismo”, admitió Jesús León hace menos de 24 horas. “Si me dan garantías, lo hacemos en un minuto”, expuso Carlos González este mediodía. Esos dos supuestos van camino de coincidir y el cierre de la operación puede ser cuestión inminente. Las negociaciones permanecen en un estado elástico, con un intento permanente por parte de los compradores de acercarse a un vendedor que sigue con la puerta abierta, aunque con recelo. Los tratos para la compraventa del Córdoba CF se han reanudado -de hecho, nunca se cerraron: las partes mantuvieron diálogo directo hasta poco antes de la rueda de prensa de ayer- y el desenlace puede estar cerca. Todo tiende a que el final será el deseado en principio por las dos partes, aunque dados los antecedentes siempre hay que dejar un prudente margen a la sorpresa. Porque sorprendente sería que el proceso de traspaso de casi el 99 por ciento de las acciones del Córdoba CF SAD no terminara con la entidad en manos de Aglomerados Córdoba SL, la empresa a través de la cual el cordobés Jesús León López y Luis Oliver aspiran a liderar una nueva etapa en la entidad deportiva más emblemática de la provincia. Todo está a expensas de las garantías, aunque lo acontecido en la notaría madrileña y las posteriores declaraciones en Córdoba de León y, principalmente, de Oliver, han dejado un poso de resquemor difícil de reabsorber.

Después del episodio que paralizó la operación, ambas partes ofrecieron sus versiones sobre lo sucedido en distintos espacios. Los aspirantes a la compra, León y Oliver, ofrecieron una rueda de prensa en el hotel Córdoba Center en la que desgranaron su sensaciones y, en el caso del empresario aragonés, con un tono especialmente ácido. Por la noche, el Córdoba CF SAD emitió un comunicado en el que Azaveco explicaba las razones de su negativa a firmar las escrituras de venta, basadas en la falta de “garantías” legales de “manera clara e inequívoca” en el pago de las cantidades. El propio Carlos González insistió en su disposición a recuperar la operación siempre y cuando la empresa Aglomerados Córdoba SL le ofreciera ese requerimiento. En el transcurso de las últimas horas, los contactos se han retomado con el fin de armar unas garantías que satisfagan a los González, que aguardan acontecimientos. Los compradores necesitan margen de tiempo para acometer operaciones en el mercado de fichajes -punto fundamental en su proyecto- y el día 22 está fijada la junta extraordinaria de accionistas para escenificar un cambio de poderes.

Etiquetas
stats