Uno para todos y todos para uno

Los jugadores del Córdoba portan una camiseta con el mensaje: "Ánimo, Carlos"

El nivel físico es uno de los puntos a tener en cuenta por un profesional que realiza una actividad deportiva a un gran nivel, aunque el psicológico es prácticamente crucial. Sin este aspecto desarrollado, el atleta no puede alcanzar un máximo esfuerzo y menos en un deporte de equipo. Por ello y entrando específicamente en el fútbol, los entrenadores trabajan ambos puntos de vista, siendo este último el que se entrena conjuntamente para un mejor ambiente dentro del vestuario. De hecho, el Córdoba ha logrado, después de una reforma de la primera plantilla tras el descenso a la cuarta categoría consumado a lo largo de la temporada pasada, componer un plantel que está involucrado al máximo, siendo unos profesionales que se preocupan por el resto de sus compañeros y dejando a un lado la competitividad que existe en cada demarcación -que también es elevada-.

De hecho, el técnico Germán Crespo lo tiene más que claro. El entrenador nazarí ya ha afirmado en más de una ocasión que jugará más minutos el futbolista que lo demuestre durante todas las sesiones semanales. Por ello, éste tiene un gran problema -bendito contratiempo- porque todos sus chicos están capacitados para entrar en el once inicial de cada fin de semana. Tanto es así que el granadino ya ofreció variaciones en la última alineación ante el Coria y los jugadores volvieron a rendir a un nivel altísimo, logrando así la tercera victoria consecutiva de la temporada y afianzándose una jornada más en el liderato del Grupo IV de Segunda RFEF. Aun así, esta competitividad, mal gestionada, puede conllevar a un mal ambiente dentro del vestuario, pero las relaciones entre los profesionales están siendo ejemplares.

La plantilla que defiende este curso regular la elástica del Córdoba está demostrando un compromiso con el escudo no visto durante los últimos años. El vestuario se ha convertido en una auténtica piña y se refleja en la actitud de los jugadores cuando saltaron al Estadio de La Isla para enfrentarse al Coria. Los futbolistas se enfundaron una camiseta cuyo mensaje era: "Ánimo, Carlos", en apoyo al guardameta Carlos Marín, recién incorporación de la entidad blanquiverde que sufrió la pérdida de su madre durante la semana pasada. Un acto trágico para una persona tan joven, pero que ha recibido el incondicional apoyo de los suyos después de unos días amargos y en los que tampoco se ha podido ejercitar con ellos debido a una lesión que le tendrá apartado de los terrenos de juego hasta la última semana de septiembre.

Por otro lado, el técnico Germán Crespo también ha recalcado la aportación de los jugadores que no están contando con demasiados minutos en estas tres primeras jornadas de la nueva Segunda RFEF. De hecho, el nazarí anunció una serie de oportunidades que han ido llegando en los últimos partidos, como la titularidad de Adrián Fuentes y Carlos Puga. Aun así, existen futbolistas que, sin contar por el momento con este premio al esfuerzo, han rendido a un nivel espectacular como un Antonio Casas que ha conseguido anotar dos goles en este tramo inicial de la competición interviniendo única y exclusivamente desde el banquillo. Gracias a esto, el Córdoba está cuajando un inicio prometedor en la categoría, aunque deberá mantener este nivel si quiere conseguir finalmente el ascenso a Primera RFEF, objetivo ansiado por la entidad.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
22 de septiembre de 2021 - 05:31 h
stats