Entrevista

Javi Flores: "Nos motiva celebrar un título con nuestra gente"

Javi Flores, capitán del Córdoba CF

El Arcángel es un museo de promesas incumplidas. Su aspecto inacabado intuye el paso de los que ofrecieron soluciones como los vendedores de crecepelo en el Oeste. Hay saunas abandonadas que ahora almacenan escobas, puertas que se cierran con un original sistema de un calzador atado a una guita y antiguos vestuarios que ahora son zonas de paso habilitadas con un biombo. Todo cambia al llegar al túnel de vestuario, al pisar un césped artificial donde las paredes son vinilos que recuerdan la gloria de aquellos que pasaron por el club y alcanzaron la selección nacional y postales de la historia del equipo. Se ve a Paco Jémez con el peinado de Santiago Segura, coches que parecen fabricados antes de que naciera el fordismo, tuneados con las arengas más básicas y sinceras -Aúpa Córdoba-; y el gol maldito de Uli Dávila. Un azulejo con el escudo antiguo del club, el de antes de redondear sus puntas, es la antesala de un campo donde se celebra el sacramento del himno de Queco. Eso que llaman el Arcanfield.

Como el resto de sus compañeros, Javi Flores, el capitán del equipo y el jugador más querido por la afición, el hombre que renunció a jugar en Primera con el Elche para ayudar a un equipo recién descendido a Segunda B hace dos temporadas, sale del vestuario con un neceser bajo el brazo como antes se sostenían los periódicos. Los pocos corrillos de futbolistas, periodistas y gente del club son conversaciones de ascensor donde se habla de la lluvia y se intenta situar Guijuelo en el mapa. Se escuchan coñas sobre jamones.

El Mago de Fátima ha crecido en el estadio donde comenzó a ver el fútbol a los siete años, donde jugó con cresta junto a los Javi Moreno, Asen, Guzmán y compañía y donde a su vuelta se atornilló el brazalete. Tiene el discurso pragmático de un jugador acosado por las lesiones -metatarsiano, rodilla, pubis- que le hicieron parecer en algún momento “peor futbolista de lo que era”. Cordobés y cordobesista, luce el dorsal 21 destinado solo a los jugones.

PREGUNTA. Supongo que estarás especialmente ilusionado con la final. ¿Cómo ves al equipo?

RESPUESTA. Lo veo bien, lo veo preparado, con muchas ganas y recuperado ya del partido del sábado. No entiendo por qué nos han puesto el partido el martes y no el miércoles, para tener un día más, pero bueno. Bien. Concentrados. Por mayor o menor que sea, jugarte un título en casa y viendo la respuesta que está teniendo la gente la verdad que nos motiva. Hace que estemos con muchas más ganas de celebrar aquí un título con nuestra gente.

P. Recordábamos hoy (por el lunes) en el periódico que fue en el 62, ya muy lejano, la única vez que se ha celebrado en El Arcángel un título. Es un aliciente.

R. Siempre que se gana un título es una alegría y más en nuestra casa. Es verdad que es un título que no estaríamos compitiendo de haber hecho bien las cosas el año pasado. Pero hay que mirar el presente y nos ha tocado vivirlo. Lo hemos hecho bien durante estos cuatro partidos del torneo y falta finiquitarlo. Estaría muy bien pero no tiene que desviarnos del objetivo que es la liga, conseguir el ascenso.

P. La derrota de este fin de semana no trunca una temporada hasta ahora impecable. El podio de goleadores de la categoría lo copa el equipo, estáis enchufados.

R. Al final las derrotas tenían que llegar. Hemos ido a jugar contra un equipo que, probablemente, no estaba bien y que lo mejor que le venía es un equipo como nosotros. Que les motivara y les sacara eso que llevan dentro. Lo más justo hubiera sido un empate, pero sabíamos que en algún momento las derrotas llegarían. Lo más importante es que ganemos mañana. Cuando hay una derrota lo más importante es ganar lo siguiente. El otro día no tuvimos el acierto que solemos tener. No siempre entran.

P. Hablando de motivación: cuando un equipo grande juega en categorías más modestas lo más complicado es motivarse. Muchas veces vemos vagar a equipos importantes por la clasificación de divisiones menores. El gran éxito de este año, y el de Germán Crespo en particular, es mantener a un equipo de vuestra entidad a buen nivel contra rivales, a priori, menores.

R. Sí, se juntan muchas cosas. La dirección deportiva ha hecho un gran trabajo buscando buenos futbolistas jóvenes y buenos futbolistas ya veteranos, donde intercalas un poco todo: los jóvenes vienen pisando fuerte, con hambre, con mucha ilusión de mirar al futuro y de que les vean, que se muestren. Y los más veteranos, los que estábamos el año pasado, tenemos esa sensación de que le debemos algo al club. Se ha hecho un buen combo pero todos tenemos claro que tenemos mucho que pasar, que quedan malos momentos. También ha sido un gran acierto mantener a Germán, que tiene un estilo muy personal, un estilo muy atrevido que nos va muy bien. Es un entrenador que también está empezando y para el que coger el primer equipo del Córdoba era un reto y lo está haciendo muy bien. Al equipo se le ve con hambre. 

P. Precisamente la combinación de jugadores jóvenes y veteranos es muchas veces una estrategia ganadora, sobre todo en estas categorías. Pero más allá de esta temporada, ¿es sostenible el proyecto? ¿Se puede aprovechar esta base, sin cesiones, para consolidar algo sólido? Aprovechar la inercia.

R. En categorías como Primera RFEF o Segunda RFEF, sobre todo en primera que es donde estaríamos si ascendemos, el tema de las cesiones es complicado. Cuando hemos jugado en pretemporada contra equipos de Primera RFEF el equipo ha rendido muy bien, aunque las pretemporadas no sean el mejor barómetro para ver dónde está cada uno. Pero bueno, yo creo que el equipo podría competir bien en Primera RFEF ahora mismo y que seguro que se retocaría para mejorar. Pero eso queda muy lejos, en el futuro. Hay que centrarse en mañana. Y así cada partido.

P. El partido contra el Sevilla aliña una temporada desértica, complicada.

R. Dentro de lo que había en el sorteo era lo más apetecible para los equipos de nuestra categoría. Será un día para disfrutarlo, para competirlo, pero no debe descentrarnos en lo que realmente nos atañe que es la liga. Llegará ese día y los disfrutaremos y que nuestra gente también lo haga con un equipo de Champions aquí en casa. A partir de ahí ya se verá qué pasa.

P. Aunque se vea como un premio, cuando juegas contra el Sevilla tienen que correr las piernas por tres instintivamente.

R. Cuando juegas contra equipos de superior categoría que llevan como cinco marchas más que nosotros pues bueno, se les compite, los equipos pequeños tienen una motivación extra y si el marcador está ajustado siempre duran más las pilas. Vamos a ver si competimos y que la gente se sienta orgullosa. Pero repito, mañana tenemos un partido y el sábado otro.

P. Como capitán tendrás que ser el termómetro de un vestuario que en algunos momentos de la temporada, si las cosas van relativamente bien, puede pecar un poco de triunfalismo. ¿Te sientes con esa responsabilidad?

R. Yo intento inculcárselo, pero la verdad es que no hace mucha falta. Tenemos un equipo joven que en cada entrenamiento lo deja todo, que no mira más allá de cada partido. Es verdad que inconscientemente distrae tener tanto partido. Lo hablábamos ahora los compañeros: seremos de los equipos que más partidos han jugado desde que ha empezado el año. No paramos de jugar, casi todas las semanas son miércoles y domingo. Quieras que no mentalmente y físicamente algo tienes que notar. Hasta ahora nos ha ido muy bien. Ojalá mañana juguemos y ganemos nuestro partido y podamos centrarnos el sábado en el Mérida, que es un partido muy importante.

P. Me contó Miguel Reina que en aquella etapa brillante del club el utillero hacía los peroles para el vestuario. ¿Qué hacéis vosotros?

R. Nosotros siempre hacemos nuestras barbacoas aquí, sí es verdad que con el tema del covid pues es más complicado. Pero sí te digo la verdad este año poco, jugando casi todas las semanas jugando miércoles y domingo... El equipo necesita descansar, alimentarse bien, descanso. Realmente estamos teniendo poco tiempo para eso, pero somos un equipo muy unido donde en los viajes y las vueltas en el autobús se celebran las cosas.

P. ¿Quién es el que más cachondeo aporta al vestuario?

R. Hay muchos. Tenemos a Adri Fuentes que es un poco despistado, a Willy, que le meten un poco de caña... Tenemos un grupo muy bueno.

P. Está también la irrupción de Casas, que lo está haciendo muy bien, aprovechando los minutos y materializándolos en goles. ¿Le das consejos?

R. Yo lo animo sobre todo, lo tengo al lado en el vestuario y lo animo. Cuando sales del banquillo y metes goles al final lo que te gusta es estar de inicio. Es un chico bastante centrado, con mucha hambre, que cada vez que sale se come el mundo e intenta ayudar. Hay poco que decirle.  

P. ¿Qué tal De las Cuevas? Estaba tocado.

R. Hoy (por el lunes) ha completado el entrenamiento, con lo cual no te puedo decir mucho más. He firmado la convocatoria y no lo he visto, no me he fijado, no sé si está.

P. ¿Cómo ves el futuro, Javi? ¿Ligado al club?

R. Cuando ya no pueda seguir, cuando me retire, ojalá seguir aquí ligado al club, ayudando y estando aquí en el día a día si el club lo cree conveniente. Vamos a mirar todavía a corto plazo y a seguir jugando.

P. Un mensaje para la afición.

R. La afición este año está respondiendo a las mil maravillas, como lo ha hecho siempre. Con el covid todo fue complicado y este año estamos disfrutando de ellos. El otro día aun perdiendo ese ritual que tenemos con ellos también se hizo. Ellos saben que nosotros estamos dando todo lo que tenemos. Vamos a ver si mañana somos capaces de celebrar algo juntos. Pero domingo a domingo que es lo importante.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
23 de noviembre de 2021 - 05:30 h
stats