Crónica

Efectivo e insaciable

Córdoba CF - UD San Fernando

0

Día especial en clave blanquiverde. El fútbol volvía a El Arcángel tras dos encuentros lejos del reino cordobesista. Y lo que era más importante, lo hacía con la ambición de recuperar la senda del triunfo perdida en la cancha del Tamaraceite. Además, la jornada matutina amanecía con un doble noticia positiva para el Córdoba, y es que Javi Flores -que ya lo hizo en Copa RFEF- y De las Cuevas volvían a la titularidad en liga. Ingredientes perfectos para una bonita mañana de fútbol. Ese era el planteamiento y por ahí viró la intención califa de inicio. Salir a controlar el partido con toda la verticalidad posible. Javi Flores, Luismi u Omar Perdomo, reparto de auténtico lujo para llevar a cabo el plan establecido por Germán Crespo. Eso sí, la primera oportunidad de los cordobesistas la firmó, cómo no, Willy. El ariete anda en un momento de forma impecable y cerca estuvo de sorprender a Roberto en los primeros compases, tras un centro de Puga y que acabó en un remate poco ortodoxo del extremeño. 

Los acercamientos continuaron produciéndose, sin avisos realmente claros de gol, y primando en primer término los intentos de jugar por dentro con un Javi Flores que monopolizaba el juego blanquiverde. Por contra, Felipe Ramos andaba aún inédito en su área superado el cuarto de hora de partido. De hecho, la primera ocasión de los visitantes llegaría a los 20 minutos, aunque, de largo, fue la más clara de lo que iba de encuentro. Una falta en la frontal y al borde del área que la UD San Fernando dispuso con un potente golpeo ante el que el guardameta reaccionó de forma magnífica enviando el balón a córner.

Ante ello no se amilanó en absoluto el Córdoba, que rápidamente quiso mandar otro aviso en forma de centro. Fue Luismi el que logró internarse por banda derecha y ponerla al segundo palo donde De las Cuevas no acertó con su remate en dirección a portería. Con todo, se olía a que el tanto podía ahora estar cerca. Y así fue. La recompensa al evidente dominio cordobesista tuvo lugar a la media hora. En una jugada elaborada y con varios rechaces de por medio, un centro de nuevo de Luismi provocó un fallo de Roberto en la salida, y por ende, en el despeje, lo cual aprovechó Omar Perdono para batir la portería con un sutil remate de cabeza. 

Sin duda, la banda derecha estaba siendo un auténtico caldo de cultivo para cada oportunidad cordobesa. Y es que tras un periodo de pequeño letargo, propiciado además por un San Fernando que buscaba cada vez más ralentizar el partido, una acción en solitario de Carlos Puga acabó con el lateral plantándose solo ante Roberto y cediendo para que Luismi hiciera el segundo del partido a placer. Minutos de celebración. Pero solo la mala fortuna podía castigar a los locales, y así se produjo en la siguiente acción, donde los canarios encontraron el premio del gol en una acción de centro y mediante un remate poco claro de Pedro. El duelo no daba lugar a despistes.

Fue entonces cuando el partido dinamitó por completo. Tres minutos de auténtica locura en el añadido del primer tiempo. Así, no tardó en levantarse el Córdoba del gol en contra, y lo hizo con una pena máxima decretada sobre Carlos Puga cuando éste se disponía a golpear. La acción trajo una doble recompensa para los locales. Por un lado, y sin duda lo más importante, De las Cuevas amplió la ventaja para los suyos, al tiempo que Manu Alemán acabó expulsado por doble amarilla. Y hasta ahí llegaron los primeros 45 minutos del choque. De nuevo se estabilizaba la situación para los de Crespo.

Pero la velocidad ya era de crucero y ni el tiempo de descanso propició una relajación en las filas cordobesistas. El monopolio incluso fue mayor tras la reanudación y tan solo dos minutos tardó en llegar el primer disparo a puerta, que lo firmó en este caso Willy tras revolverse bien en el área pequeña 

La tranquilidad sí que llegó con las rotaciones y el cambio de sistema. Eso sí, no pasó apuros en ningún momento el plantel cordobesista. Querían más los de Crespo y lo siguieron intentando, con más de un oportunidad franca para aumentar sus registros. El que más cerca estuvo fue Fuentes, que se hizo con un rechace al borde del área, aunque el delantero no acertó con un buen golpeo a puerta vacía. Por aquellos momentos, El Arcángel ya era una auténtica oda a la festividad. Nada parecía que pudiera amargar otro festín blanquiverde, que se mostraba insaciable. Y es que de esos tímidos lamentos se pasó de nuevo a los gritos de celebración, cuando Antonio Casas se apuntó al festival batiendo por bajo al meta canario. El resto de minutos fueron de intentos fallidos sobre el césped y de cantos festivos en la grada. El momento así lo pide. La racha continúa con un Córdoba efectivo e insaciable.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
10 de octubre de 2021 - 14:01 h
stats