La reconfiguración del proyecto, por arrancar

Javier González Calvo, en el adiós de Miguel Valenzuela

Comienza este lunes la cuarta semana tras la hecatombe deportiva. Sin embargo, por el momento sólo existe una novedad oficial. Ésta no es otra que la salida del hasta el pasado miércoles director general deportivo, Miguel Valenzuela. Así, la reconfiguración del proyecto de Unión Futbolística Cordobesa (UFC) -y esto es Infinity- para el cuadro califal aún está realmente por arrancar. El Córdoba requiere una profunda reforma tras el descenso a Segunda RFEF, que no Tercera ni mucho menos pero sí cuarta división del fútbol español, con lo que ello conlleva. Hasta la fecha apenas se conoce la idea de la propiedad, desde Baréin, de incorporar un nuevo miembro al órgano directivo de la entidad. Para ello suena principalmente el nombre de Luis Yáñez, director general del Rayo Vallecano. No es, con todo, el único movimiento que se espera en próximas fechas, quién sabe con los primeros al fin durante los días venideros.

La reestructuración del club es obligada en todas sus parcelas, toda vez que tenía una organización muy amplia ya para Segunda B. En una categoría inferior, lógicamente, es excesiva. Pero lo curioso en este caso es que la primera opción manejada desde el fondo Infinity va precisamente a la inversa de dicha concepción. No en vano, pretende el grupo de capital en el Golfo Pérsico la contratación de un director general, que quizá también haga las veces de asesor deportivo. Es el cargo para el que surgió la figura de Luis Yáñez, que apareció en escena -no él sino su nombre- de forma un tanto extraña e inesperada. Básicamente porque en un principio el consejo de administración de la entidad desconocía la intención de la propiedad, lo que generó incluso la duda acerca de posibles cambios en el órgano rector. Horas después, desde el Córdoba se señaló que, tras conversaciones con los dueños, el objetivo era el mencionado.

Pero el todavía director general del Rayo Vallecano no es el único que se postula para ese rol. Otras posibilidades existen, según las informaciones más recientes, si bien por el momento no trascendió ninguna más. El caso es que parece probable que el inicio de la remodelación se produzca a partir de este paso. Al menos así se entiende por la lógica de realizar el trabajo de manera ordenada. Y a la vez, mucha atención se centra desde hace semanas en otras dos posiciones en el organigrama blanquiverde. Quizá la principal sea la de dirección deportiva, en la que, contra el pronóstico de principio al finalizar la temporada, Juan Gutiérrez Juanito cuenta con serias opciones de continuar. El gaditano, que llegó al club de la mano de Miguel Valenzuela y también junto con David Ortega, director de cantera, mostró su deseo de seguir y ser responsable de la confección de la plantilla para la 2021-22.

No queda otra que aguardar novedades por parte del Córdoba, que también tiene en el banquillo una posición relevante a ocupar. Es el otro cargo que interesa durante las primeras fechas tras la campaña. Su labor en las tres últimas jornadas de la segunda fase, y por ende del curso, y la que había desempeñado antes en el filial colocaban en buen lugar a Germán Crespo. Aunque la duda sobre su continuidad como técnico del primer equipo no desapareció en ningún instante. Entrada la cuarta semana sin nada en juego, y con la plantilla ya sin entrenamientos, parece ligeramente más difícil que el granadino mantenga el puesto. Según informaron El Día de Córdoba y ABC en sus ediciones del sábado, el preparador recibió las primeras ofertas de otros clubes, todos en principio de Segunda RFEF. Está a la espera de contacto del cuadro califal, pero se abre otro escenario: su presencia al menos en el B, y como hombre de la casa como se suele decir, resulta improbable al verse el conjunto dependiente en Tercera RFEF.

Más allá de los cambios en el organigrama directivo y técnico, está claro también que la plantilla va a sufrir una reconstrucción de las grandes. Incluso puede que la mayor que se haya conocido por estos lares, y eso que en El Arcángel es habitual la entrada y salida constante de futbolistas. Como ejemplo un dato ofrecido días atrás por este periódico: en los últimos diez años, desde 2011 es esto, hasta 203 jugadores vistieron la elástica del Córdoba. No obstante, la lógica antes referida establece que primero ha de verse quiénes toman las riendas a nivel decisorio y también en el banquillo. A estas alturas, por tanto, sólo cabe manejar la información relativa a contratos, postulados de continuidad desde el vestuario y ofertas ajenas. En los dos últimos aspectos, se sabe ya que Miguel de las Cuevas mostró su pretensión de nuevo acuerdo de vínculo -es de los que dejan de estar en nómina-, que varios miembros del plantel, como Javi Flores, deben entrar en una revisión sobre el papel por condicionantes de clausulas, o que a Alberto del Moral, como era de esperar, no le faltan entidades interesadas.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
31 de mayo de 2021 - 05:46 h
stats