Los apuntes del Córdoba para la fase de acceso a Primera RFEF

Djak Traoré, en el duelo con el Betis Deportivo.

Recién terminada la primera, ya piensa en la segunda fase. Aunque para su comienzo todavía restan casi dos semanas. Pese a ello, el Córdoba mira con recelo, pero con la necesidad de recobrar la ilusión –sobre todo tras la última jornada hasta la fecha–, al nuevo tramo de Segunda B. Quizá no esté en el mejor de los escenarios pues no va a pugnar por el objetivo establecido originalmente y ha de hacerlo, en cambio, por entrar en Primera RFEF –en un principio llamada Segunda B Pro–. El reto es complejo y no parte además en una situación favorable. O como mínimo, menos positiva de lo que pudiera ser respecto de sus rivales. La lucha está probablemente demasiado abierta. En cualquier caso, de cara al desafío que encara el conjunto blanquiverde se hace necesaria una revisión al detalle del formato competitivo, situación actual dentro del mismo y clubes que van a ser adversarios de una dura pugna.

De entrada, el Córdoba se encuentra con una plaza en la fase de acceso a Primera RFEF fuera de las tres primeras posiciones y entre la cuarta y sexta del Grupo IV-B. También la tripleta en dichos lugares del subgrupo A es la que acude a una promoción que no es tal –porque la meta es seguir un escalón por debajo del fútbol profesional– a modo de nueva liga. Lógicamente, al no optarse por el play off a Segunda A y haber una caída a cuarta división –que es la Segunda RFEF–, va a ser una fuerte lucha de supervivencia para estar en la máxima categoría posible. Claro está, por completar la parte referida a la división de grupos de adversarios por objetivos, y como ya se sabe, la etapa por alcanzar las eliminatorias de ascenso la van a configurar los tres mejores –en la clasificación– de ambos subgrupos. Por tanto, y de vuelta al caso que ocupa, son seis los equipos que entran en liza para sellar la presencia en la nueva división. Lograrlo es difícil, ya que son sólo dos los puestos que sirven para jugar a este rango en la 2021-22 –y esto significa menos de la mitad–.

Pero, ¿cuál es entonces el formato de competición? Aunque a principios de curso se hiciera factible la confusión entre los aficionados, es realmente fácil. Tres equipos de un subgrupo y tres de otro se reúnen en una liga de seis. Si bien, y esto es básico a la hora de entender lo que viene, los enfrentamientos son con los rivales inéditos hasta la fecha. Esto es: el Córdoba, como ejemplo propio, va a disputar partidos, a ida y vuelta también, ante los conjuntos clasificados –es un decir esto– del subgrupo A. Por tanto, y una vez configurada la liga de acceso a Primera RFEF –como puede denominarse–, los blanquiverdes deben verse las caras con el Linense, el Tamaraceite y el Cádiz B. A estas escuadras se suman, claro está, las otras pertenecientes al subgrupo B, que son el Sevilla Atlético y el Real Murcia.

La segunda fase, por cierto, tiene previsto su comienzo para el 4 de abril y su final, en teoría, el 9 de mayo. En todo caso, son seis los partidos que ha de jugar el Córdoba. Al igual que sucede a sus cinco oponentes en esta carrera vital. De retorno al formato de competición, en este tramo cuentan los números hechos durante el primer período. He aquí una diferencia con otras disciplinas: los guarismos que se cuentan son en su totalidad y no sólo los logrados ante los rivales directos. En este punto aparece una clasificación inicial, en la que en este momento los blanquiverdes se encuentran en la tercera posición. Se sitúa un punto por debajo del segundo clasificado, el Linense, y con tres de desventaja respecto del líder, el Sevilla Atlético. Además, está igualado con el Tamaraceite y supera en dos y cuatro, respectivamente, al Real Murcia y el Cádiz B. En principio, aunque todavía tiene que hacerse oficial, el cuadro califal va a arrancar en el campo de la entidad canaria, por lo que ya es un duelo trascendental.

En cuanto a la clasificación, el Córdoba se ubica por delante del Tamaraceite a pesar de que ambos suman 27 puntos. ¿Cuál es la razón? También es sencillo este aspecto. Se arrastran los guarismos de goles: a favor, en contra y diferencia entre ambos. En este sentido, el conjunto blanquiverde sólo cede ante el Sevilla Atlético: tiene un más cinco mientras el filial de Nervión cuenta con un más ocho. El average particular –o los dobles enfrentamientos – también tienen importancia durante esta segunda fase. Ahí vuelve a perder ante el cuadro hispalense, ya que éste le venció en los dos choques de la primera. Quiere decir esto que no puede concluir el conjunto blanquiverde con la misma puntuación que el ya conocido adversario porque le supondría terminar detrás en la clasificación. Por concluir, por cierto, el calendario está preestablecido según las posiciones en los subgrupos. Aunque está abierto a condicionantes y ha de esperarse a que se configure oficialmente por parte de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
23 de marzo de 2021 - 05:45 h
stats