En busca de encajar los engranajes

German Crespo hablando con los jugadores en una pausa

No es tiempo de llegar a conclusiones, sino anotaciones. Sin embargo, las pretemporadas siguen sirviendo para, poco a poco, ir desgranando los detalles básicos de lo que será el equipo durante la campaña. En el caso del Córdoba de Germán Crespo, también acuciado por los cambios sin límite y las lesiones, ha pecado de algo de irregularidad en lo que llevamos de preparación. Además, es una pretemporada que no deja espacio apenas entre partido y partido, puesto que el miércoles visitará el Nuevo Mirador para enfrentarse al Algeciras y el viernes recibirá en El Arcángel al Rayo Majadahonda de Abel Gómez.

Los detalles positivos, en su gran mayoría, se pudieron ver en la primera parte del partido ante el Marbella, en los que han sido los mejores 45 minutos en el verano. En líneas generales, se vio a un equipo vertical, que se encontró cómodo con el balón y que era efectivo en el área rival, a la vez que defendía con acierto la propia. Willy y Adrián Fuentes fueron poderosos ante la zaga contraria y Toni Arranz era el dueño del centro de mando del Córdoba. Sin embargo, tras el descanso y con la entrada de varios jugadores del filial en el once sobre el césped, el conjunto blanquiverde cayó en intención y se vio superado por un Marbella que llegó a igualar la desventaja de tres goles. Sólo el gol postrero de José Cruz a la salida de un córner evitó la remontada visitante (4-3) en el único partido donde los califas han anotado.

Este fue el segundo de los amistosos del Córdoba hasta la fecha. En cuanto al inicial, ante el Linares Deportivo, se vieron destellos por los flancos, algo continuado en pretemporada. Sin embargo, un cuadro linarense más intenso -en varios sentidos- se hizo con la victoria por la vía veloz ante su rival. Si hablamos del último, el del Recreativo de Huelva, se dio el mismo escenario para el Córdoba: profundo por bandas, con Ekaitz Jiménez como más destacado en el lateral zurdo, pero nada efectivo en la zona de castigo. De hecho, no hubo casi peligro cordobesista hasta la segunda mitad. El césped de Punta Umbría, algo más corto de lo habitual y con desperfectos, fue un factor influyente, aunque Germán Crespo es absolutamente consciente de que puede ser la tónica dominante en varios campos que visiten en la Segunda RFEF.

Eso sí, otro problema que ha tenido el técnico granadino durante la pretemporada ha sido en la portería. Las dos caras nuevas, Felipe Ramos y Carlos Marín, apenas han podido disputar minutos desde el regreso a la rutina; de hecho, sólo Marín tuvo 45 minutos ante el Linares Deportivo. Ninguno de los dos, por lesión, ha contado mucho para Crespo, que se ha visto obligado a utilizar al tercer guardameta. Jaylan Hankins ha sido el más usado en los tres encuentros, seguido también del juvenil Álex Barea, que ha partido del banquillo siempre que ha jugado con la camiseta amarilla de cancerbero. Ambos porteros serán, a todas luces, los que también jueguen el próximo miércoles ante el Algeciras y el sábado ante el Rayo Majadahonda, si bien estarán a expensas de que Ramos y Marín se recuperen de sus respectivas lesiones.

Etiquetas
Publicado el
10 de agosto de 2021 - 05:30 h