Comienzo accidentado en la portería

Felipe Ramos, en un entrenamiento del Córdoba

Un nuevo quebradero de cabeza para el técnico Germán Crespo. El Córdoba CF sigue intentando llegar lo mejor posible al inicio liguero y, para ello, la dirección deportiva ha logrado confeccionar la plantilla del primer equipo -a falta de la posible llegada de Visus- un mes antes de que la Segunda RFEF dé su particular pistoletazo de salida. Gracias a esto, el entrenador nazarí tiene todas sus armas desde bien temprano y la obligación de adaptarlas a la ciudad y a las instalaciones con el objetivo de que el 5 de septiembre esté todo preparado para conseguir las metas propuestas por la entidad blanquiverde. Sin embargo, no todo es tan fácil como parece. Las lesiones típicas de una pretemporada están afectando al primer plantel califa y, sobre todo, se están centrando en una posición vital para cualquier equipo. Y es que la portería está prácticamente solitaria, consiguiendo ser defendida por la aportación que están ejerciendo tanto Jaylan Hankins y Barea desde el pasado encuentro ante el Linares Deportivo.

Primeramente, Felipe Ramos llegaba con la vitola de ser el portero titular que ayudaría al Córdoba CF a conseguir el ascenso a Primera RFEF. El guardameta madrileño, con amplia experiencia en Segunda División B, se vinculaba con la entidad blanquiverde justamente después de rescindir su contrato con el San Sebastián de los Reyes, ganándose la renovación con este club tras una temporada donde llegó a disputar el play off por el ascenso a Segunda División -cayendo eliminado contra el Algeciras (1-3)-. Aun así, el arquero aterrizó en la capital cordobesa y no ha tenido los minutos esperados, ya que una lesión durante la preparación le ha tenido fuera de los terrenos de juego en los primeros tres amistosos de la pretemporada. Gracias a esto, Ramos tiene todavía un camino largo para demostrar que se merece un sitio en el once titular de un Germán Crespo que sí ha podido ver debutar a su segundo portero en la plantilla, aunque no por mucho tiempo.

Tras resolver la duda de si Edu Frías podía salir o no de la plantilla blanquiverde, el director deportivo, Juan Gutiérrez Juanito, decidió incorporar a otro guardameta mayor de 23 años para completar una portería seria y competitiva de cara a una nueva temporada en la cuarta categoría del fútbol español. Para ello, el ex futbolista profesional se fijó en un Carlos Marín que, a pesar de ser el segundo guardameta durante el curso pasado, ha demostrado una gran solvencia en sus últimas temporadas defendiendo la camiseta del Betis Deportivo. Gracias a esto y días después de ser anunciado como nuevo jugador califa, el almeriense debutó vistiendo la elástica del Córdoba CF, aunque acabó siendo sustituido en el encuentro ante el Linares Deportivo aquejado de una sobrecarga. Esta lesión la ha ido arrastrando durante las últimas semanas, obligando al técnico Germán Crespo a llamar a los dos arqueros del filial para que defiendan la portería del primer equipo durante los amistosos frente al Marbella FC y Recreativo de Huelva.

Por su parte, tanto Jaylan Hankins como Barea han sido los dos guardametas presentes en la convocatoria del entrenador nazarí para los dos últimos encuentros de pretemporada hasta el momento. De hecho, el gibraltareño ha acumulado la mayoría de los minutos, demostrando que es un portero competente tanto para el filial blanquiverde como para un primer equipo si lo necesita en cualquier momento de la temporada regular. Por su parte, Barea tan solo ha podido disfrutar de minutos finales, aunque también tiene futuro a pesar de su juventud. Aun así, el técnico Germán Crespo espera recuperar a sus dos arqueros lo antes posible para que la normalidad vuelva a una posición que es fundamental de cara a la confianza tanto de la defensa como del propio portero.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
9 de agosto de 2021 - 05:45 h