Chapín, otro escenario de reciente gloria para un estreno 'menor'

Imagen del estadio Chapín

Probablemente la afición ya esté hecha a la idea. La próxima temporada, por más que la ilusión siempre florezca antes, no queda más remedio que apretar los dientes, como se suele decir. Quizá el Córdoba parta como principal favorito al ascenso, o al menos al play off, de su grupo. Sin embargo, la consecución del objetivo no va a resultar fácil. Es una premisa que todo el mundo ha de tener muy presente. De entrada porque toca volver al barro, dicho metafóricamente, y de seguido porque el conjunto blanquiverde va a ser el rival a batir. No cabe duda sobre ello en el regreso a cuarta categoría, esta vez como Segunda RFEF, después de 36 años. Un retorno indeseado que se va a dar oficialmente, y esto no deja de ser curioso, en un estadio de superior rango. Chapín es el punto de partida, otro escenario de reciente gloria para un estreno menor.

El sorteo del calendario para la temporada 2021-22 por parte de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) no pudo ser más caprichoso para el cuadro califal. Porque marcó el debut lejos de El Arcángel pero en otro campo de gran relevancia en el fútbol andaluz. Incluso importante a nivel nacional. Conocido de sobra es Chapín pues hasta en 16 ocasiones compareció en su césped el conjunto blanquiverde. Y compartida es, además, la sensación de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Esta percepción es la habitual cuando cualquiera atraviesa una etapa compleja, de decadencia si se tiene a bien admitirlo. En el plano deportivo, el Córdoba está en dicha situación tanto como el estadio en que va a disputar su primer encuentro de la siguiente campaña.

Aunque las circunstancias son diferentes, debido a que existe un matiz esencial, tanto El Arcángel como Chapín son dos feudos principales en ámbito autonómico. También dos estadios con un pasado en Primera tan reciente que resulta doloroso. A orillas del Guadalquivir se recuerda aún con tristeza el retorno a la elite en 2014, y ya no por la desastrosa temporada vivida entre los mejores sino por la estrepitosa caída del club en posteriores campeonatos. El Córdoba estableció un récord en pérdida de divisiones al pasar de la máxima a la cuarta en apenas siete años. Es lo que lleva al cuadro califal a un campo en que también permanece el fantasma de la nostalgia desde hace tiempo. Y de forma más cruda incluso. No en vano, el lugar en que arranca su singladura el equipo de Germán Crespo vivió un curso único e histórico en el 2009-10.

Hace poco más de una década, el Xerez CD jugó por primera vez en Primera. Logró el hito antes de que el Córdoba cerrara un ciclo de 42 años lejos de la máxima categoría. Tampoco fue una campaña sencilla, pero sí estuvo el cuadro azulino cerca de dar la vuelta a las circunstancias para salvarse. Probablemente el club y sus aficionados no lo podían pensar siquiera entonces y lo cierto es que el descenso marcó un antes y un después en su historia, así como en la del fútbol jerezano. En 2013 la entidad volvió a Segunda B pero cayó a Tercera. Un año después, por si fuera poco, se vio abocado a jugar en competición regional. Y menos mal que pudo sufrir todo ese proceso pues lo contrario habría significado una extinción de la que estuvo al borde.

La desaparición acechó a un conjunto que acababa, como quien dice, de probar la miel de la elite. Ahora, el Xerez CD se encuentra en quinta categoría, que es desde la reestructuración acometida en divisiones no profesionales, la Tercera RFEF. Pero hay más, ya que desde hace unas temporadas no disputa sus encuentros en el memorable Chapín, que ahora es hogar deportivo de otra entidad. La crítica realidad del cuadro azulino conllevó la creación del Xerez DFC en lo que, en su momento, se consideró un modo de dar la espalda a un club histórico. Sea como fuere, esta nueva institución es la que en la actualidad se halla en mejor posición. Y esto supone, después de un gran ascenso, que sea la que reciba al Córdoba el fin de semana del 4 y 5 de septiembre, cuando comienza la campaña en Segunda RFEF. Es decir, los blanquiverdes vuelven a un estadio cuyo césped pisó muchas veces, la primera sólo unos meses después de su inauguración oficial -fue en 1988, con motivo de la Copa del Rey-, y que apenas 11 años antes fue escenario de Primera pero ante un adversario inédito. El de toda la vida por así decirlo está incluso peor.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
21 de julio de 2021 - 12:26 h
stats