La cuenta es simple: ganar y esperar

Mario Ortiz, en el duelo con El Ejido 2012.

Difícil, pero no imposible. La temporada del Córdoba está siendo catalogada como un fracaso en lineas generales. Después de afirmar a viva voz que tenía "la mejor plantilla de toda la Segunda División B", la entidad blanquiverde sigue sin depender de sí misma para intentar luchar por ascender a Segunda División, objetivo primordial del club desde la pretemporada. Aun así, la irregularidad en los resultados ha hecho que el conjunto cordobés deba de ganar ante el Betis Deportivo este fin de semana y esperar a sus rivales más directos, aunque en ningún caso podría acabar liderando el Grupo IV-B al término de la primera fase. Y es que los chicos dirigidos por Pablo Alfaro tienen un 22% de probabilidades de alcanzar los tres primeros puestos de su subgrupo. En cambio, dependen únicamente de que el Sevilla Atlético no consiga vencer ante el Yeclano Deportivo en el Estadio Jesús Navas.

Y es que el Córdoba finalmente ha llegado con opciones de reales de poder clasificarse a la segunda fase dentro de los tres primeros clasificados, cosa que no parecía sencilla hace prácticamente un mes. Tras permutar el mensaje de tranquilidad, la entidad blanquiverde ha conseguido siete puntos de los últimos nueve, logrando dos victorias de oro ante Linares Deportivo (2-1) y El Ejido (0-1), más el empate insuficiente frente al Real Murcia (2-2). Estos resultados han hecho que el club califal no se caiga de la lucha por ascender a Segunda División, si bien lo tiene aún muy complicado para que esto finalmente se haga realidad. Por su parte, el cuadro de Pablo Alfaro tiene la obligación de ganar ante el Betis Deportivo este fin de semana y esperar a que sus rivales más directos se dejen puntos por el camino. Sin embargo y una vez realizadas todas las combinaciones posibles, el técnico maño depende de un viejo conocido.

Aunque el filial verdiblanco depende de sí mismo para poder clasificarse a la siguiente fase dentro de los tres primeros puestos, es cierto que el principal rival del Córdoba es el Sevilla Atlético. En caso de ganar el segundo equipo hispalense, los blanquiverdes no tendrían opción ninguna a la hora de poder meterse en la lucha por ascender a Segunda División. Sin embargo, el cuadro dirigido por Francisco Gallardo depende de lo que haga el plantel verdiblanco, único conjunto que depende de sí mismo para llegar a la segunda fase. Por otro lado, los triples y cuádruples empates tampoco benefician a un Córdoba que no sale vencedor en ninguno de ellos, aunque podría alzarse con la segunda plaza durante la jornada del domingo si los resultados acompañan.

Tan solo el UCAM Murcia tiene asegurado un puesto en la segunda fase dentro de los tres primeros clasificados. No obstante, el cuadro murciano podría llegar a ocupar el tercer escalón del Grupo IV-B y se puede ver superado, si pierde su encuentro ante el Recreativo Granada, por el Betis Deportivo, Sevilla Atlético e incluso Córdoba. Mientras tanto, el Linares Deportivo aún no está matemáticamente clasificado para la Primera RFEF o Segunda B Pro y deberá ganar su encuentro frente al Lorca Deportiva. Por tanto, el cuadro blanquiverde podría llegar a ser segundo si gana ante el filial verdiblanco, el segundo equipo sevillista no consigue la victoria ante el Yeclano y el UCAM Murcia pierda en su visita a Granada. Una jornada matemática, aunque para el Córdoba se le simplifica debido al gol average perdido con el cuadro dirigido por Francisco Gallardo.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
16 de marzo de 2021 - 05:45 h
stats