¿Es el despertar de la segunda línea de ataque?

Nahuel Arroyo celebra con Luismi el 2-1 ante el Linares.

Tampoco es que sean claramente inferiores a los de la pasada campaña. Claro está, a estas alturas del campeonato. Sin embargo, el dato relevante es el pobre guarismo en este apartado hasta la fecha. Incluso después de que el pasado domingo la situación se revirtiera plenamente. Por decirlo de alguna forma, el Córdoba necesita más goles desde la segunda línea de ataque, escasamente productiva durante las primeras 15 jornadas del Grupo IV de Segunda B. La esperanza surge en cierto modo, aunque sea un análisis superficial transcurrido sólo un encuentro -y no muy brillante además-, tras el choque del pasado domingo con el Linares Deportivo. Básicamente porque en éste la victoria es posible gracias a dos goles, precisamente, de futbolistas de media punta o tres cuartos, como se prefiera. ¿Marcan Nahuel y Luismi el camino?

La pregunta, que la mayoría desea responder con un sí, es: ¿Es el despertar de la segunda línea de ataque en el conjunto blanquiverde? Ya al final del mercado invernal el director general deportivo, Miguel Valenzuela, y el director deportivo de la primera plantilla, Juan Gutiérrez Juanito, explicaron los fichajes en la necesidad de mejorar en esta faceta. Dicho de otro modo, desde El Arcángel se pretendía dar mayor capacidad anotadora al equipo de Pablo Alfaro no sólo de la mano de sus delanteros sino de los jugadores que les acompañan por detrás, en las bandas o por el interior. Por tal razón llegaron Alberto Ródenas, que puede moverse por toda la parcela ofensiva pero sobre todo en la vanguardia, Nahuel Arroyo y Moussa Sidibé. La intención era, en efecto, sumar más dianas con los hombres de enganche y flancos.

Para que se entienda, el Córdoba antes del domingo apenas contaba con tres goles de futbolistas de la segunda línea de ataque. Sólo vieron puerta una vez Javi Flores, Samu Delgado y De las Cuevas. Tal cifra era, tras la decimocuarta jornada, idéntica a la obtenida por defensas y centrocampistas: Álex Robles, Mario Ortiz y Alberto del Moral anotaron tanto como quienes les aventajan en el campo. Por tanto, el conjunto blanquiverde ha tenido cierta dependencia al acierto de sus delanteros referentes, Piovaccari y Willy, que tampoco es que hayan establecido registros incontrolables. Cada uno batió a cualquier portero rival en cuatro ocasiones. El domingo, como quedó dicho, la dinámica cambió radicalmente. Ahora el deseo es no perder la nueva senda.

El estreno goleador de Nahuel Arroyo, del que se esperaba precisamente aportación en forma de asistencias pero también de unos cuantos goles -no muchos tampoco-, y también el de Luismi, que terminó de descubrir por qué tanta confianza en él, dieron un vuelco a la realidad hasta la fecha. De repente, dos hombres de tres cuartos o la media punta, como se prefiera, otorgaron tres puntos de oro al cuadro califal. Es más, acumularon sólo un tanto menos que los tres antes mencionados durante 14 partidos más. En cierto modo, la expectativa de la dirección general deportiva comenzó ya a cumplirse ante el Linares Deportivo, pero es un hecho que debe tener continuidad en las tres jornadas que restan de la primera fase y después en los siguientes tramos de la competición de la división de bronce.

A modo de comparativa, la campaña anterior el conjunto blanquiverde llegó a la fecha decimoquinta -la última que se disputó este curso- con siete goles desde la segunda línea. Sí, sólo eran dos más que los actuales, pero ya era una cantidad superior. Se integraban esas dianas en las 17 totales, con ocho de los tres delanteros entonces. Es decir, la importancia de los futbolistas de tres cuartos o media punta era mucho mayor que en esta ocasión. Como apunte, el cuadro califal también alcanza los 17 tantos, si bien son 16 las que anotaron sus jugadores al ser otra en propia puerta. Otro detalle en este sentido: cuando la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) decretó la suspensión de las competiciones y acabó el campeonato para el Córdoba, el equipo de El Arcángel tenía diez goles de sus delanteros y 17 de sus acompañantes por detrás, ya fuera por las bandas o en el interior.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
25 de febrero de 2021 - 05:45 h