Bíttolo encuentra acomodo en el Albacete

Bíttolo, en un partido con el Córdoba en El Arcángel | TONI BLANCO

Cada vez son menos los que restan por hallar un nuevo destino. Paulatinamente, uno tras otro ponen rumbo a su lugar de trabajo, y de residencia, del futuro próximo. Tras la incorporación de Juli al histórico Hércules y la salida de Razak hacia Sudáfrica para enrolarse en el Mamelodi Sundowns, el siguiente en lograr plaza en otro conjunto es Mariano Bíttolo. El argentino es desde este lunes, después de que así lo anunciara el propio club, futbolista del Albacete. De esta forma, el lateral izquierdo, cuya renovación en el Córdoba no fuera posible aun cuando se diera por hecha a comienzos de verano, no va a tener que desplazarse demasiado para seguir con su trayectoria deportiva. De hecho, tras dar el salto a España de la mano del cuadro blanquiverde en el país va a seguir. Y en la misma categoría, en Segunda A.

Mariano Bíttolo (Morón, Gran Buenos Aires, Argentina, 1990) encuentra continuidad en la Liga gracias a un Albacete que en las últimas temporadas parece mantener un puente aéreo con Córdoba. No obstante, desde el club manchego llegaron Antoñito y Edu Ramos en verano de 2016 y también lo hizo Jona en el presente mercado. Ahora es un exblanquiverde el que pone rumbo al Carlos Belmonte, que curiosamente va a ser el primer estadio que visite el Córdoba la próxima temporada (el 25 de agosto, a las 20:00). El lateral izquierdo sigue por tanto muy cerca de la ciudad en la que diera el paso de acceder al fútbol español. Firma por una campaña.

El argentino recaló en el Córdoba el pasado mercado invernal. Después de que llegara Javi Lara, lo hizo él con el objetivo de luchar por un hueco en el once en una posición que, hasta entonces, estaba bien cubierta. Aterrizó en El Arcángel procedente del Atrómitos griego, sobre todo debido a la falta de confianza existente en Samu de los Reyes y a la idea de la necesidad de reforzar la zaga, en cuyo eje central podía pasar a participar Domingo Cisma. El sevillano le cerró la puerta de la alineación en sus primeras semanas. Porque la entrada de Bíttolo en el cuadro califal no fue sencilla. Hubieron de transcurrir algunas semanas hasta que consiguiera debutar. Una vez lo hizo y con los cambios en la defensa y la posterior lesión del propio Cisma, se ganó la plaza en el equipo de Carrión. Tanto es así que se convirtió en una pieza importante, al igual que los dos refuerzos de enero, para alcanzar la permanencia. Tras el curso, todos dieron por hecha su renovación. Incluso el técnico declaró su deseo de que se produjera. Pero finalmente no tuvo lugar.

Etiquetas
stats