Duro final para un brillante Cajasur CBM infantil en el Nacional

Lance de un partido del Cajasur CBM infantil

Se le escapa de entre los dedos. De ahí que el sonido de la bocina deparase algunas imágenes de desolación, o simplemente de tristeza y frustración. Tras tenerlo cerca en la mayor parte de su último encuentro, el bronce no es posible. El final es duro al darse con un gol del rival, en este caso el Maristas Algemesí, a escasos segundos del cierre del partido. Pero los integrantes del Cajasur CBM infantil deben olvidar lo antes posible para saborear la satisfacción de haber completado un papel brillante a la mayor de las escalas. No en vano, la cuarta plaza que obtiene el conjunto granate es, nada más y nada menos, del Campeonato de España. Tan valiosa es la posición que el club tarda apenas unos minutos en mostrar públicamente su orgullo por sus jugadores.

Las localidades barcelonesas de La Roca del Vallés y Granollers han sido escenarios estos días, desde el pasado miércoles hasta este domingo, de la competición nacional de la categoría. En Cataluña se han reunido los ocho mejores equipos infantiles del país, lo que ya suponía un importante logro para el Cajasur CBM. También porque era el broche a unta magnífica campaña en base para la entidad, que antes había gozado de la presencia en el Top 8 de España del conjunto juvenil y también del cadete. De vuelta a la competición en sí, el cuadro granate quedó encuadrado en el Grupo I junto con el Maristas Algemesí, que terminó por convertirse en su bestia negra en el torneo, el Culleredo Sutenor y uno de los anfitriones, el Avannubo La Roca.

El conjunto granate arrancó el campeonato ante el mismo adversario que tuvo en su último choque. Se enfrentó, por tanto, al Maristas Algemesí en el primer partido de la fase de grupos, que perdió por 30-38. A pesar de la derrota, el Cajasur CBM no cayó en ningún tipo de pesimismo y confió en sus posibilidades de, al menos, alcanzar las semifinales y luchar por el bronce. Lo demostró ante el Culleredo Sutenor y el propio Avannubo La Roca, rivales a los que se impuso por 35-27 y 26-36, respectivamente. Con esas dos victorias consiguió finalizar este tramo en segundo lugar y accedió a la ronda definitiva, ya por eliminatorias. Cabe reseñar, con todo, que esta circunstancia era más un deseo que un objetivo, pero ya puesto, el equipo cordobés no renunció ya a nada.

Lo cierto es que llegar a la final se antojaba realmente complicado. Para ello había de vencer al Mislata, uno de los adversarios más potentes de la competición. De dicho rango dio buena cuenta en el Grupo II, del que se proclamó vencedor con la totalidad de los puntos en juego. El caso es que, ya en la mañana del sábado, el Cajasur CBM poco pudo hacer para discutir el puesto en el choque por el oro, que aseguraba como mínimo la plata. Cayó por 31-22. El destino fue caprichoso en semifinales y provocó que el Maristas Algemesí, líder del Grupo I también con pleno, cediese ante el Colegio San Agustín (21-27). Es decir, al cuadro granate le tocó en suerte el valenciano, ante el que abrió el campeonato, para la lucha por la tercera posición.

Aunque pudiera parecer un factor en contra, por lo vivido en el duelo inaugural, no fue del todo así. El Cajasur CBM ya conocía a su oponente y tenía, teóricamente, menos que perder en el nuevo enfrentamiento. Así, salió a la pista con la intención de lograr una victoria histórica que encarriló en el tramo final de la primera parte. Si bien durante el primer cuarto de hora hubo mucha igualdad, los granates consiguieron ir siempre un paso por delante. Al descanso vencían de seis (14-20). La renta decreció pero la tuvo en todo momento a su favor el equipo cordobés hasta el penúltimo parcial del segundo acto, cuando el electrónico ya se había apurado al máximo con una diferencia de un tanto (26-27). Por tanto, los cinco minutos camino de la bocina fueron notablemente atractivos y, por supuesto, intensos. Todo transcurrió de forma que se dio un empate a 30 con escasos segundos por delante. Y fue ahí, en ese instante, cuando el Maristas Algemesí supo golpear con una diana que acababa con el sueño de una escuadra a la que, bajo ningún concepto, nada se le puede reprochar. Más bien lo contrario, merece absoluto reconocimiento.

Etiquetas
Publicado el
27 de junio de 2021 - 12:42 h