El balonmano cordobés se une en el partido de la vida

La delegación de los clubes cordobeses en la puerta del Hospital.
Los internos del Hospital Materno-Infantil Reina Sofía reciben la visita de componentes de las primeras plantillas del Grucal Adesal y el Agrifluide La Salle, que compartieron juegos y regalos

La Ciberaula del Hospital Materno-Infantil Reina Sofía se convirtió por un rato en una improvisada pista de 40x20 en la que los componentes de las primeras plantillas del Grucal Adesal y Agrifluide La Salle acudieron para regalar sonrisas y algo más a los pequeños que se hallan ingresados. La visita, de unos 90 minutos, fue acogida de buen grado por parte de los internos, que tuvieron la oportunidad de tener distintos compañeros de juego en disciplinas tan variadas como el parchís, el futbolín o las vídeoconsolas. Pero, sobre todo, disfrutaron de una experiencia nueva de tener muy de cerca a competidores de alto nivel.

Posteriormente, se repartieron una serie de regalos donados por empresas cordobesas como Papelería Vista Alegre o la librería República de las letras, así como de las firmas deportivas Rasan y Errea. De hecho, llamó la atención un peculiar balón naranja de esta marca que finalmente se quedó Rafa, uno de los niños más activos de la tarde.

Para finalizar, los deportistas visitaron a los pequeños ingresados en el ala de Oncología con el fin de regalar más sonrisas, circunstancia que terminó siendo recíproca. Por lo tanto, una experiencia gratificante y que en ambos clubes están dispuestos a repetir cada vez que sea necesario. Al fin y al cabo, se trató de una gran goleada.

Etiquetas
stats