Atletas en el confinamiento: la nueva vida de Grondona

.

Nerviosismo. Nadie sabe qué pasará de aquí a una semana, imagínense cómo estaremos en el próximo año. Muchos están optando por volver a las competiciones deportivas en pleno verano, pero la incertidumbre sigue reinando en los verdaderos protagonistas. Los profesionales de cada disciplina se sienten inseguros y con inquietud ante lo que está por llegar, pese a que poco a poco el Gobierno está trazando una línea de actuación para el regreso paulatino a los entrenamientos. Además, su condición física no les permite realizar la competición de alto nivel de un día para otro, aunque se ejerciten de la manera que puedan desde su propio domicilio. Hay deportistas que se han adaptado mejor a las circunstancias que otros, y Juan Grondona es uno de los primeros. “Fui muy precavido y vi desde el principio que esto iba a durar mucho tiempo”, afirma el atleta a CORDÓPOLIS justo después de conocerse la suspensión de la Subida al Castillo de Almodóvar hasta la próxima temporada.

“Yo por suerte no he tenido ningún síntoma”, aunque “un tío mío tuvo que estar antes de que decretasen el estado de alarma en cuarentena, pero tampoco ha tenido problemas”, explica el deportista, perteneciente al club Atletismo Cordobés, que afrontaba un año muy especial, ya que “era mi última temporada como sub-23 y tenía ganas de demostrar lo que valía”. Además, los entrenamientos de Juan Grondona iban a la perfección. Tenía el objetivo de bajar el tiempo de 3:45 en 1.500 metros entre ceja y ceja, pero todo el atletismo parado por culpa del Covid-19, aunque él escapó airoso de esta situación. “Me informé para adquirir una cinta de correr al principio de todo esto y por suerte he sido de los pocos que la he conseguido y mantengo mis entrenos con normalidad”, apunta el atleta.

La incertidumbre por lo que puede pasar es grandísima y continua conforme está pasando el tiempo. “Es imposible saber el futuro del deporte y lo que nos deparará”, explica un Grondona que intenta ser positivo, pero “las instituciones deportivas no transmiten buenas vibraciones”. Además, el atleta, tras conocerse también la suspensión del Europeo que se iba a disputar a finales de agosto, apunta que “hasta el mes de octubre no tendré la posibilidad de ponerme el dorsal y además sin saber en qué prueba será”. Aunque tiene una cosa clara, es que todas las pruebas que disputará en un futuro con o sin Covid-19 serán con el Club Atletismo Cordobés, pues “estoy aquí desde que empecé en esto y es el que me ha hecho ser quien soy en la actualidad”.

Un atleta que sabe que esta batalla se gana “luchando todos juntos”, pero para ello hay que “ser responsables y críticos con la situación”. Por otro lado, y aunque ya tengamos un gran camino hecho, el cordobés manda un mensaje de tranquilidad porque “todo esto va a ser largo” debido a que tendremos que conseguir “una estabilidad económica y social parecida a la que había antes de la pandemia”. El atletismo sufrirá mucho en el futuro como cualquier otro deporte, pero con profesionales así todo se ira recomponiendo en el futuro para que Córdoba siga siendo puntera en esta disciplina.

Etiquetas
stats