Más ambición desde la humildad

Plantilla del Córdoba CF Futsal para la temporada 2018-19 | ÁLEX GALLEGOS

El objetivo apenas varía. Sí es cierto que la mentalidad es diferente. Ahora piensa en pelear por alcanzar las cotas más elevadas. Bien ganado tiene este derecho después de una temporada notable, a la que únicamente le faltó el broche de disputar el play off a Primera. Un sueño por cuyo cumplimiento está dispuesto a pugnar una vez más el Córdoba CF Futsal en una campaña que está por arrancar. El conjunto blanquiverde, de nuevo con Maca al frente y con una plantilla conformada netamente por jugadores de la tierra, encara con más ambición desde la humildad el curso 2018-19. Ejercicio liguero que inicia precisamente en sólo un día -sábado a las 18:00- en la pista de un recién ascendido, el Soliss Talavera. En Castilla-La Mancha está el punto de partida para un cuadro califal que además suma a su vestuario a un futbolista de primer nivel como es el cordobés Lolo Jarque.

A priori, mayor nivel competitivo

Cinco son los destinos nuevos que tiene en su hoja de ruta el Córdoba CF Futsal. Dos de ellos correspondientes a los descendidos de la máxima categoría y tres que son feudos de llegados desde Segunda B. Los primeros vienen a incrementar, en teoría, la dificultad para luchar por el play off -más si cabe para el ascenso-. Son el Santiago Futsal y el Gran Canaria, dos conjuntos configurados para habitar en la zona noble de la clasificación. La terna de ascendidos la componen el Dimurol Salesianos Tenerife, el Soliss Talavera -primer adversario de los blanquiverdes- y el Colo Colo Zaragoza. Su condición de recién aterrizados en Segunda no conlleva sin embargo que no vayan a presentar batalla. Como muestra sea suficiente la temporada 2017-18 de los califales.

Lo cierto es que, al menos a priori, crece el nivel competitivo de la división de plata. No en vano, continúan en la categoría equipos de gran potencial. Sin ir más lejos, rivales a tener en cuenta son los filiales de dos de los clubes más poderosos de España. Ahí siguen ElPozo Ciudad de Murcia y el Barcelona Lassa B. El primero logró proclamarse campeón de Segunda la pasada campaña, el segundo acabó en tercera posición. A ellos se unen el Pescados Rubén Burela, Real Betis o el Rivas Futsal, que afrontan el campeonato liguero con la intención de repetir en play off o pelea por acceder en el mismo, según cada caso respecto del anterior ejercicio. Todo con el permiso de los mencionados Santiago Futsal y Gran Canaria. De este grupo espera formar parte otro año el Córdoba CF Futsal.

Continuidad reforzada para un plantel netamente cordobés

De cara a su segunda temporada en la categoría, el conjunto blanquiverde vuelve a contar con Miguel Ángel Martínez Maca como entrenador. El técnico, que es garantía de trabajo y maximización de rendimiento, va a dirigir por segundo curso consecutivo a un equipo que apenas presenta modificaciones respecto de la 2017-18. Tres son las bajas que anotó la entidad este verano en relación a la anterior plantilla: el brasileño pero cordobés de adopción Thiago, el joven Ismael -que firmó con ElPozo Ciudad de Murcia- y el guardameta Agus -que fichó por el Gran Canaria, descendido de Primera-. Por lo demás, en el vestuario continúan las piezas principales de la campaña de debut en Segunda de los califales.

El portero Cristian Ramos, Cordero, los hermanos Manu y David Leal, Cristóbal, Jesús Rodríguez, Catiti, Koseki, César y Pakito siguen en un conjunto blanquiverde que esta vez sí que posee neto sello cordobés. Sobre todo porque a esta decena de jugadores que siguen en la entidad se añaden tres futbolistas que también son de la provincia. En materia de fichajes sobresale un nombre, el de Lolo Jarque, que recala en Vista Alegre después de una trayectoria -a la que aún le queda mucho por agregar-. Sin ir más lejos, consiguió dos subcampeonatos ligueros y una Copa con el Gelko Hasselt belga. Un equipo éste del que fue pilar fundamental. A la aventura califal se suman además el guardameta Nono y el ala pívot Keko. Entre todos componen una plantilla llamada a levantar pasiones entre la afición una vez más.

Grandes expectativas pero con los pies en el suelo

Tras el notable estreno la anterior temporada en Segunda, el deseo no es otro que dar guerra en una categoría que ya no es desconocida. El planteamiento del Córdoba CF Futsal es el de avanzar al mejor ritmo posible a lo largo del campeonato, con un primer objetivo que vuelve a ser la permanencia para después optar a todo. En definitiva, el club mantiene los pies en el suelo a pesar de que la pasada campaña encandilara a propios y extraños. El equipo irrumpió con energía en la división de plata, tanto que acarició un play off a Primera que se le escapó en la última jornada. La ilusión, más allá de la meta impuesta desde la lógica, es la de repetir tan buen papel como el que cumplió en la 2017-18.

Además, las expectativas en el entorno de la entidad son muy grandes. Si la lucha por la promoción fue posible con el rol de novato cómo no va a serlo tras asentarse en la categoría y con una plantilla cuyos mimbres perduran. Más el añadido, cabe recordar, de hombres como Lolo Jarque. La afición refuerza su esperanza de vivir otro curso de vibrante fútbol sala y de tomar impulso para pugnar por el ascenso. La pretemporada terminó de alentar a unos y otros, aun cuando el cierre lo pusieron dos derrotas. Éstas llegaron, eso sí, ante un rival de primer nivel, todo un campeón de Copa como el Jaén Paraíso Interior. Antes, los blanquiverdes golearon a todos sus adversarios estivales: un combinado de jugadores de Montalbán (1-10), el Calderería Manzano Bujalance (1-5) y el Alcalá (9-0). Con todo, ha de tenerse en cuenta que en todos los encuentros el Córdoba CF Futsal era el conjunto de superior rango.

Etiquetas
stats