'Páginas de barro': el último proyecto de Hisae Yanase se inaugura el viernes

Hisae Yanase | ÁLVARO CARMONA

La recientemente desaparecida Hisae Yanase y su pareja, el también artista Antonio González son, una año más, los comisarios del proyecto Páginas de barro, surgido en 2008  con el propósito de investigar y difundir la cerámica como técnica artística contemporánea.  El proyecto llega este año a su octava edición sin Hisae, fallecida el pasado 21 de mayo, pero con el alma de la artista rondando la sala Galatea de la casa Góngora, en donde este viernes a las 20:30 se inaugurará la muestra que este año reúne nueve proyectos que serán ejecutados por doce artistas invitados.

Elogio a la tierra viva es el título elegido para esta VIII edición del proyecto Páginas de barro, que tiene como eje en 2019 a unos autores ceramistas formados y/o residentes en Córdoba, formando un grupo muy heterogéneo en cuanto a edades y maneras de entender el medio. Nueve artistas mujeres, Valle Sillero, Auxi Cañas, Lola Guerrero, Rosa Guerrero, Silvia Favaretto, Alicia Ruiz, Carmen Lucena, Nela Rodero y Margarita Merino, a las que se unen Jesús Rey, José Luis Richarte y Luis Torres en esta exposición.

De forma especial en esta edición se homenajeará a la maestra de la cerámica contemporánea Hisae Yanase, con el prototipo de la instalación Kuchu No Hako presidiendo la muestra. Se trata de la caja suspendida en el aire que la artista realizó para el centro de visitantes del conjunto arqueológico de Medina Azahara en 2015 junto al arquitecto Pedro Caro. Citando las propias palabras de Yanase: “Si te metes dentro del corazón del cubo y miras hacia arriba, parece que ves mariposas blancas que esperan su vuelo, algo que eleva mi espíritu”.

Elogio a la tierra viva pretende que la cerámica se expanda y ocupe los espacios a modo de intervenciones o instalaciones, creando un diálogo entre la tierra cocida y el reino vegetal vivo, según sus organizadores, volviendo a alejar la anticuada concepción de la cerámica como algo exclusivamente utilitario o decorativo.

A fines de los 50, la aparición de los entonces llamados neodadaístas trajo la puesta en escena de artefactos artísticos heteróclitos, construidos con los más diversos materiales, que incluían hierros, maderas, arcillas, telas, papeles, plásticos, entre otras cosas, y que llevó a diversos artistas a cambiar la percepción de cómo y con qué estaban fabricadas las obras de arte.

Se trata, en suma, de apropiarse de la cerámica como lenguaje expresivo, participando de todo su proceso. Esta idea de trasvase y ocupación de un nuevo espacio es lo que vuelve a mover a la mayoría de los artistas que conforman Páginas de barro.

Etiquetas
stats