La Orquesta pide más técnicos y más músicos para equipararse al resto de conjuntos andaluces

Orquesta de Córdoba | MADERO CUBERO

Como mínimo cubrir tres plazas de técnico administrativo y reforzar la sección de cuerdas con cuatro nuevas incorporaciones. Esas son las peticiones más urgentes que hacen desde la Orquesta de Córdoba al Ayuntamiento y, especialmente, a la Junta de Andalucía, la administración que, desde el comité de empresa, consideran que ha dado un paso más en el “agravio comparativo” que sufre el conjunto cordobés respecto a sus iguales de Málaga, Sevilla y Granada.

El presidente del comité de empresa, Saveri Riggieri, ha señalado a CORDÓPOLIS que la Orquesta de Córdoba tiene “los sueldos más bajos de Andalucía” desde el año 92, y que hace cinco años, en plena crisis de supervivencia, la plantilla decidió bajarse su sueldo por encima de lo establecido por el Gobierno para los empleados públicos. De aquellos días a la actualidad, añade Ruggieri, la orquesta ha acabado no solo saneando sus cuentas, sino que tiene superávit.

A pesar de este esfuerzo, la Orquesta de Córdoba es la que menos inversión va a recibir por parte de la Junta de Andalucía este año, en el que el Gobierno Andaluz va a hacer aportaciones extraordinarias tanto a los conjuntos de Sevilla y Granada, que están viviendo problemas económicos. A nivel presupuestario, la orquesta de Córdoba, con 3,4 millones de presupuesto, es el más limitado. Sevilla contó en 2018 con 7 millones de euros, por los 5,2 de la de Málaga y los 4,5 millones de Granada.

El de Granada es un caso paradigmático para la plantilla de Córdoba, puesto que la dimensión de ambas son muy parecidas -cuentan con 47 músicos en plantilla-, si bien la de Granada cuenta con un presupuesto mucho más holgado, aportado por Ayuntamiento, Junta y Diputación, y tiene el doble de personal administrativo (14 técnicos en Granada, por los 7 de Córdoba, según Ruggieri).

“Nosotros no entramos en la aportación a Granada. Para nada. Nos parece estupendo que se ayude a nuestros compañeros. Pero es que el problema de los sueldos y el personal en Córdoba viene de lejos y la propia ciudad se merece un reconocimiento. Porque, si la orquesta tiene más presupuesto, va a poder contratar a artistas de mayor reconocimiento”, afirma el presidente del Comité.

La gerente de la orquesta, Estefanía Montes Wizner, por su parte, saca pecho de lo que se ha conseguido en los últimos años. “En 2018 hemos organizado 118 actividades, con toda la carga administrativa que ello supone”, resalta. Montes Wizner recuerda también de donde viene el conjunto, de aquellos años en los que la plantilla asumió la bajada de sueldo y se ajustó al máximo al dinero disponible, lo cual se ha traducido tanto en “sacrificios en la programación”, como en “recortes en todos los capítulos”.

Empezando por el de personal. Es Montes Wizner la que pone sobre la mesa la urgencia de reforzar tanto la parte administrativa como la parte artística, donde hay “asignaturas pendientes desde hace años”: la plaza de solista de violonchelo, otra plaza en la familia de los violonchelos, así como en los violines primeros, en los violines segundos, y en los vientos. Esos huecos, en estos momentos, se cubren puntualmente de forma temporal con la bolsa, si bien entiende que lo ideal es darle estabilidad a un conjunto en el que hace más de seis años desde la última vez que se incorporaron músicos y en el que una buena parte de la plantilla (“casi la mitad”, apostilla) lleva tocando en ella desde que comenzó su andadura hace 25 años.

La gerente insiste: “Entendemos que si este año se hace una aportación extraordinaria a dos orquestas que tienen una situación financiera muy difícil, es de lógica hacer un cierto reconocimiento en presupuesto para la de Córdoba, que ha hecho grandes esfuerzos”, señala, antes de recalcar que, en lo artístico, “la orquesta está viviendo una etapa muy dulce” bajo la dirección de Carlos Domínguez Nieto.

Tanto la gerente como Ruggieri señalan que ha habido reuniones con la Junta que, hasta el momento, no han dado resultados. Se descartan movilizaciones por el momento, y se atisba la esperanza. La gerente confía en que el nuevo concejal de Cultura del Ayuntamiento, Juan Miguel Moreno Calderón, una persona “que conoce bien la orquesta” va a trabajar para mejorar su situación. Pero, mientras llegan los resultados, la orquesta seguirá preparando la próxima temporada bajo la sombra del agravio comparativo.

Etiquetas
stats