Las noches flamencas en un quejío de El Pele

.

El cantaor El Pele ha triunfado en la noche de este sábado con su concierto dentro del ciclo Noches de Flamenco en el Alcázar con el que la Delegación de Cultura ha compensado, con creces dirán los aficionados, la cancelación de la Noche Blanca.

De todos los conciertos programados, el de Manuel Moreno Maya se sabía ganador en cuanto se anunció. Las invitaciones volaron, por tanto, días antes de que llegara el concierto, el primero que ofrece El Pele en su tierra tras obtener en diciembre la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes.

Este reconocimiento nacional, que premia una trayectoria impecable, es casi la oficialización de lo evidente: apenas quedan voces como la de Manuel Moreno Maya. La prueba ha estado este sábado en los jardines del Alcázar, en los que reinaba el silencio y el respeto ante cada quejío del maestro.

A su lado, la guitarra de Niño Seve, otro triunfador del Concurso Nacional, un sonido templado y al servicio de las otras cuerdas, las de la garganta de El Pele, pero cuyo timbre ha brillado en cada oportunidad que ha tenido en una velada en la que el público ha disfrutado también, a modo de preludio, del arte del cantaor Rafael Ordoñez con Chaparro hijo a la guitarra, y de la bailaora Araceli Muñoz junto a su grupo

Y en frente, en la noche del Alcázar, bastante fresca para ser agosto, unas 300 almas separadas por metro y medio y cantando los oles debajo de la mascarilla, y generosas en aplausos para un concierto que ha sabido a homenaje a un maestro.

Etiquetas
stats