A la luz de las coplas

Las semifinales del Concurso Oficial de Agrupaciones de Carnaval comienzan con una gran primera función, cargada de letras emocionantes, espíritu festivo y un buen puñado de risas

No tema. Adéntrese en la noche. Camine bajo la oscuridad. La tiniebla no es tal. Esos hombres de aspecto a priori a aterrador no son más que unas personas cualesquiera. Aúllan como lo haría quien ve sus derechos por los suelos, quien conoce este mundo de injusticia, de falta de solidaridad, de… tantos y tantos defectos que son la tara de la sociedad actual. Los licántropos sólo desean guiarle por la buena senda, mostrarle que no son ellos los malvados. El cuento es otro, tal y como demostraron este viernes sobre las tablas del Gran Teatro los hombres lobo de la comparsa de Rafa Cámaras. Comenzó la fase de semifinales del Concurso Oficial de Agrupaciones de Carnaval (COAC) y lo hizo de manera intensa, con una luna que en realidad es una ciudad y su nombre era Córdoba. No deje de gozar de las coplas.

“Era una noche de mayo cuando la luna brindó el más bello de sus rayos, su más fino resplandor, y con su gusto exquisito, Córdoba lo recibió”. La ‘Luna llena’ cayó sobre el Gran Teatro con un magnífico pase en el que la ciudad recibió un hermoso piropo, de rica lírica, de envidiable pluma. “Cuenta la historia que la luna se arrepintió pues desde esa noche nadie la mira como las más bonita, siendo tú, tierra bendita, la que el cielo conquistó”. Hermosa letra de Rafa Cámaras, cuya comparsa ofreció al respetable cordobés su gran pasodoble acerca de la donación de órganos que ya mostrara en Cádiz. “Hoy puedo abrazar por ti cada día a mis hijos, por ti volví a ser persona […] Gracias por regalar vida cuando la tuya se fue”. Conmovedora copla, como la que dedicó en el cierre de la primera función de semifinales, que alcanzó un 95 por 100 de aforo vendido, la chirigota ‘Las del canalillo’.

La violencia del hombre sobre la mujer es una lacra dolorosa y que marca de forma vergonzosa a la sociedad española. No lo olvidaron Las Nenas, que en su segundo pasodoble ofrecieron una delicada a la par que estremecedora crítica en ese sentido, que fue más un canto de homenaje a las mujeres, que son quienes iluminan, que nadie lo olvide, la vida de los demás. Porque son esposas y por supuesto personas en igualdad, pero sobre todo madres. Regalan vida. Cada mujer maltratada es una luz que se va apagando. Tras iniciar con unas pequeñas linternas la letra, la agrupación terminó a oscuras. Tome nota todo el mundo. Cada bofetada, cada mala palabra sume en la más profunda y terrible oscuridad. Gran actuación también de este grupo, que una vez más hizo reír a base de bien a todos los presentes en el Gran Teatro.

Como reír hicieron al inicio de la sesión esos tipos que viven en un estado de ansiedad continuado, que no paran quietos, de ‘El Nervios’. La chirigota de El Pelos y Quillo dejó nuevamente un buen sabor de boca al respetable en el Gran Teatro con pasodobles simpáticos, lo cual es de agradecer, y una buena tanda de cuplés. Con cierto aire a aquel “Cómo me las maravillaría yo” de Lola Flores, la agrupación tiró una letra en la que “pase lo que pase, tranquilos por favor”. Pasar no pasaba nada, pero si pasara no pasaría nada… “Pos me comprao un Volkwagen Passat”. Gran pase de la formación, que estuvo entre las destacadas de una noche que permitió disfrutar otra vez de la maravilla que decidieron regalar este año al COAC Ángel Nevado y David Amaya Agüito.

El coro de Espiel regresó al Gran Teatro para montar ‘La gran fiesta’ en la que todos quieren estar. Suena bien y es un espectáculo. Pura diversión. Una gozada. Como el segundo tango, dedicado a Andalucía, que “no sólo es folklore”. Estos cobwoys de los Estados Unidos de América repasaron las grandezas de la región para terminar con “la más grande, que es mi Cordobita la llana”. En su primera letra, esta agrupación deseó “que todos seamos iguales”, sin diferencias raciales, sociales, ni de ningún otro tipo. Interesante fue el pase también de ‘La comparsa del director’, que en su segundo pasodoble habló de la belleza de la paternidad. Esa historia que… “empecé a rodarla hace un par de años y espero que tarde mucho en acabar”. “Todo cambió cuando tu mami cambió su dolor por tu vida […] Ahí comenzó mi película más bonita”, cantó con buena voz el grupo de Aguilar de la Frontera.

La noche la completaron tres chirigotas, entre las cuales resultó más destacable ‘Apaga y vámonos’. La agrupación de Soto ofreció otra actuación entretenida, como hiciera ya en preliminares, e incluso añadió un matiz diferente al contenido de su popurrí. El jurado se quedó encerrado y llamó a Teleapuro… “¿Sí, sí? Ha hablado, ha hablado, sanción para el jurado”. Fue una simpática forma de tratar las sanciones impuestas en preliminares por la participación sonora de figurantes. En su segundo pasodoble atizaron al Obispo por su pastoral acerca de la fecundación in vitro y en su segundo cuplé dejaron que la suegra se quemara mientras tocaban la pandereta.

De Aguilar de la Frontera volvieron al Gran Teatro ‘Los que te piden el rescate’, que dedicaron una copla a Andalucía, dieron lo suyo a Fernando Alonso y mandaron a Lourdes a un señor que fue al programa Cámbiame de Telecinco -sobre cambios de aspecto físico-. Mientras, ‘La Comparsa de Córdoba 2.0’ ofreció un segundo cuplé realmente curioso, en el que no cantaron hasta el final… Para no correr el riesgo de que el jurado tirara del punto 2.6 de las bases del Concurso. También ensalzó el valor del colegio Rey Heredia como centro social y quiso dedicar una letra a su autor, José Antonio Cabello Villarejo, en la que se narraba el sueño de un nieto con recuperar los días que disfrutó de su abuelo, que ya no está en el mundo terreno.

Etiquetas
stats