Justo Navarro comenta a Góngora

Justo Navarro y Joaquín Roses | TONI BLANCO
La Cátedra con el nombre del poeta cordobés del Siglo de Oro prosigue con su ciclo 'Góngora Vivo: cómo leen a Góngora los creadores de hoy

Justo Navarro lo recordó anoche. Pero Gimferrer divide el mundo de la poesía en castellano en dos tipos de autores. Los que saben recitar a Góngora de memoria y los que no. Pues bien, Justo Navarro confesó anoche en la nueva edición del ciclo Góngora Vivo: cómo leen a Góngora los creadores de hoy que él pertenece al segundo tipo de escritor. “Y eso me ha valido más de una reprimenda por lo pesado que soy”, dijo a la audiencia reunida en la Casa Góngora de la calle Cabezas. “Pero el hecho de que me hayan invitado aquí es un gozo porque me permite recitar al poeta”, continuó.

Y así hizo. “Era Acis un venablo de Cupido / de un fauno, medio hombre, medio fiera / en Simetis, hermosa ninfa, habido / gloria del mar, honor de su ribera / El bello imán, el ídolo dormido / que acero sigue, idólatra venera / rico de cuanto el huerto ofrece pobre / rinden las vacas y fomenta el robre”. Navarro hizo justicia a Gimferrer y apenas miró el papel, esa primera estrofa del fragmento escogido para comentar, entre los versos 193 y 232 de la Fábula de Polifemo y Galatea.

“Yo creo que Acis, el joven que se queda prendado de Galatea cuando la ve dormida junto a un arroyo, es el verdadero sujeto amoroso de Góngora en esta historia. Y el contrapunto no se genera solo entre la belleza de Galatea y el monstruoso cíclope Polifemo, sino también entre éste y la propia belleza de Acis”, añadió.

A lo largo de más de una hora Navarro, escritor, poeta y traductor comentó el pasaje de Góngora dentro de un ciclo que ha contado ya con otros autores invitados por el director de la Cátedra Góngora, Joaquín Roses.

Etiquetas
stats