Cuatro siglos del arte local y universal en tres pasos

.
La exposición 'Córdoba Luciente' se exhibe en la Sala Vimcorsa, el Centro de Arte Contemporáneo Rafael Botí y la Sala Cajasur-Gran Capitán, después de recibir 70.000 visitantes en Bilbao

Tras la compra de Cajasur por parte de la vasca BBK la relación entre las dos esquinas del Estado se hizo más fuerte no solo en términos financieros. También en la cultura se ha dejado sentir una doble influencia gracias a este nuevo canal. La huella más honda la ha dejado la exposición Córdoba Luciente que, con fondos de la Fundación Cajasur (el Palacio de Viana, fundamentalmente) y la Fundación Rafael Botí, de la Diputación de Córdoba, abarca una selección de obras de arte de entre los siglos XVII y XX.

La muestra estuvo abierta al público durante tres meses en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, una de las pinacotecas más importantes de España. Más de 70.000 personas visitaron la exhibición que, según los organizadores, fue recibida con buenas críticas. Aparte de esta noche, la exposición puede verse en Córdoba, en la Sala Vimcorsa, el Centro de Arte Contemporáneo Rafael Botí y la Sala Cajasur-Gran Capitán.

Las 84 piezas que componen la muestra proceden de los fondos de las dos instituciones y de los Museos de Bellas Artes de Córdoba, el Garnello de Montilla, el Lozano Sidro, de Priego, el Rodríguez Luna, de Montoro; la colección del Real Círculo de la Amistad y de la colección Benítez Mellado, de Bujalance. Córdoba Luciente se organiza en tres grandes bloques: Figuraciones, Código de la abstracción y Obra gráfica que se reparten en las tres salas.

En Vimcorsa se incluyen obras del XVII al XIX de artistas como Luca Giordano, Valdés Leal o Mateo Inurria. En el Centro de Arte Rafael Botí se incluye el apartado Figuraciones y Obra gráfica con piezas del propio Botí, Rita Rutkowski, Ginés Liébana, Pepe Duarte o Cándida Höfer. Por último, en la Sala Cajasur-Gran Capitán podrá visitarse el bloque Códigos de abstracción, con la presencia del Equipo 57, Hisae Yanase o Antonio Bujalance.

El comisario de la misma, Miguel Carlos Clementon, ha explicado que “el propósito era dar a conocer ese enorme potencial de la red de museos de la provincia y de la capital”. En cuanto al título, ha indicado que “tiene diferentes significados; hemos querido rendir tributo a Luis de Góngora, ese gran creador de la poesía, pero también a uno de los elementos generadores de toda obra pictórica, la luz”. Igualmente, ha continuado, “también se hace homenaje a la actitud de los artistas y hemos querido significar que Córdoba se viste de gala para mostrar su obra al espectador”.

Clementon ha resaltado que en la distribución de las obras en los distintos espacios se ha seguido una secuenciación cronológica. Así, en la Sala Vimcorsa se encuentran las obras más lejanas en el tiempo –desde el siglo XVII hasta el XIX– con nombres como Valdés Leal, Giordano y Antonio del Castillo hasta Sorolla y Julio Romero de Torres.

La delegada de Cultura y presidenta de la Fundación Botí, Marisa Ruz, ha mostrado su satisfacción por la organización de esta muestra, “un gran acierto que habla de la capacidad de mecenazgo que ha tenido Córdoba y su provincia a lo largo de los siglos, desde el siglo XVII a la actualidad”. Ruz ha hecho hincapié en que “toda Córdoba acoge esta gran exposición que habla del arte, de Córdoba y de la provincia, por eso próximamente vamos a hacer que llegue de manera pedagógica a todos los rincones de la provincia a través de visitas de colectivos, colegios”.

Ángel Cañadillas, presidente de la Fundación Viana, ha valorado la colaboración de todas las instituciones implicadas y ha abundado en que “se trata de un proyecto ambicioso que ha llevado dos años de trabajo y que ya estuvo en Bilbao, donde consiguió críticas excelentes y logró 70.000 visitas”. Cañadillas ha destacado que “es un proyecto relevante y una exposición que Córdoba necesitaba y que merecía”.

Etiquetas
stats