La colección de Circa XX se va definitivamente a Zaragoza

.
La UCO y la dueña de las 1.300 obras, Pilar Citoler, apuntan a las reticencias de la Junta como razón del fracaso de no convertir a Códoba en sede

Las 1.300 obras que componen la colección de arte contemporáneo de Pilar Citoler, uno de los catálogos privados más importantes de España, no se instalarán en Córdoba. Así lo reconoció ayer el vicerrector Manuel Torres. “Todo indica que recalará en Zaragoza. ”La negociación del Gobierno de Aragón progresa y hay una alta probabilidad de que llegue a buen término“, dijo ayer Citoler.

La presidenta del Gobierno de Aragón expuso hace unas meses su interés por instalar allí las obras de Circa XX. “Han sido ellos los que se han puesto en contacto conmigo”, avanza la coleccionista.

Aragón ya ha planteado algo más que Andalucía: un espacio que albergue la colección, cumpliendo las exigencias de la propietaria. El nombre del Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos Pablo Serrano, de Zaragoza, ya está encima de la mesa. Contiene el legado del escultor aragonés Pablo Serrano, integrante del grupo El Paso. Hay espacio disponible para poder ocupar. Y en la primera aproximación que yo he tenido con el Gobierno de Aragón se da por hecho que, de llegar a algún acuerdo, la colección se ubicaría en el museo Pablo Serrano.

Después de más de un lustro de esfuerzos por llevar la colección a Córdoba, impulsados sobre todo por la Universidad —que ha implicado al Ayuntamiento y a la Junta— nunca se ha avanzado tanto en Andalucía como se ha hecho en unos meses en Aragón. El freno fundamental era tener un espacio. Cada vez era más apremiante que fuera un espacio con una rápida disponibilidad. Provisionalmente se aposó por el C4, un inmueble recién construido, pero que sigue cerrado. “Tiene más de 12.000 metros. ¿por qué no dedicar 4.000 a la colección? Solo es una tercera parte. Aunque fuera provisionalmente, hasta tener un edificio definitivo”, se suele preguntar Citoler.

La propuesta de Citoler encontró el apoyo de la Universidad, pero se dio de bruces con la oposición de Paulino Plata, el anterior consejero de Cultura, y un colectivo de creadores locales. Con todas las puertas cerradas, Citoler planteó un protocolo con la Universidad para que se llegase a una solución firme entre todas las instituciones antes de junio de 2012. Y el tiempo ha expirado sin ningún avance importante. “El nuevo equipo de la Consejería de Cultura ha retomado el estudio de la colección y la posible viabilidad. Pero sin decir nada definitivamente. No hemos vuelto a hablar”.

Y no lo han hecho. La Colección se irá a Zaragoza. Torres, como responsable de la Universidad en este proyecto asumió las culpas. “Seguramente no he sabido expresar bien la importancia de esta colección”. Pero apuntó a la Junta al señalar que, si no como ente “sí algunas personas, por razones particulares, no les ha interesado”.

Etiquetas
stats