Los 30 años del 'carrying' de Pepe Espaliú

Conferencia 'Pepe Espaliú y los Derechos Humanos - Carrying: VIHsibilizando los silencios', a cargo del investigador Jesús Alcaide

1992 fue el año del Descubrimiento, de la Expo de Sevilla, de los Juegos Olímpicos y también de Pepe Espaliú. En diciembre de 1992, Espaliú era portado por centenares de parejas en Madrid, desde el Congreso de los Diputados hasta el Museo Reina Sofía, con parada ante el Ministerio de Sanidad. Y se convirtió en portada de El País, en una foto en la que una de sus portadoras era Carmen Romero, entonces mujer del presidente del Gobierno, Felipe González.

Se cumplen 30 años del carrying de Espaliú y en Córdoba solo se ha conmemorado con la conferencia de Jesús Alcaide,  investigador, crítico de arte y curador independiente, y uno de los mayores expertos en la obra del artista cordobés, en el Colegio de la Abogacía de Córdoba. Alcaide incidió en qué fue y qué supuso el carrying, una inolvidable intervención que contribuyó a visibilizar el SIDA. Espaliú, el único artista cordobés con una sala completa en el Museo Reina Sofía de Madrid, murió al año siguiente. 30 años después, Espaliú tiene un pequeño museo en Córdoba, pero no es un artista muy conmemorado, a pesar de su enorme importancia en los ochenta y a principios de los años noventa.

Alcaide hizo un recorrido sobre el origen del carrying, una metáfora completa, una intervención que nace en San Sebastián, en septiembre de 1992 durante el Festival de Cine. Espaliú participaba en unos talleres organizados por Arteleku (toda una referencia del arte, hoy desaparecido). En el primer “carrying de los amigos”, Espaliú unió Arteleku con la alfombra roja del Festival de Cine gracias a 80 personas, a 80 amigos que lo portaron. Fue allí donde intentó ocupar portadas para visibilizar la enfermedad, el SIDA. Y lo hizo con la metáfora del carrying, en el que es tocado por personas (en los años en los que se trataba de una enfermedad que el desconocimiento hacía pensar a muchos que se contagiaba por el tacto), a la vez que va descalzo y no puede tocar el suelo por que una infección podría matarle. El to care y el to carry (cuidar y transportar) que, según Alcaide, Espaliú escuchaba entre la comunidad latina de Estados Unidos, tan parecido y con tanto sentido. Y ese transporte “como la sillita de la reina”, un aparente “juego infantil” que evocaba también al transporte hacia la muerte.

El de San Sebastián fue el de los amigos y el de Madrid “el de los famosos”, detallaba Jesús Alcaide durante la conferencia. Organizado por The carrying society, en él participa desde Alaska hasta la mujer del presidente, Rosy de Palma o Loles León, además de una multitud de artistas. Aquel día sí fue portada y firmó un estremecedor artículo en el que logró visibilizar el Sida.

Alcaide evocó cómo acabó aquel día, en el interior del Museo Reina Sofía, que había sido años atrás el hospital de agudos de Madrid. Al fondo, una mujer muy mayor recordaba que había sido enfermera allí y que había tratado a enfermos de tuberculosis, sobre los que pesaba entonces el mismo estigma que en los noventa sobre los que tenían SIDA. Y que aquella terrible enfermedad pudo ser controlada gracias a la ciencia. Espaliú aseveró que aquel carrying no podía tener un final mejor, evocó Alcaide.

Etiquetas
stats