Vimcorsa suspende el desahucio de una mujer y sus cuatro hijos

Nieves Jiménez muestra la orden de desahucio en la puerta de su bloque FOTO: MADERO CUBERO
La empresa municipal había fijado el lanzamiento de la familia a las 11.00 de hoy; finalmente, la familia entrará en sorteo de una nueva casa con un alquiler social

A las 11.00 de esta mañana Nieves Jiménez temblaba de frío y de miedo a la puerta del bloque de viviendas que habita desde hace seis años con sus cuatro hijos en la barriada de los Olivos Borrachos. A las 11.00 se cumplía el plazo dado por la empresa municipal de viviendas de Córdoba (Vimcorsa) para que esta familia que lleva seis meses sin poder pagar un alquiler de 315 euros abandonara el piso. El Juzgado de Primera Instancia número 1 de Córdoba le había enviado la orden de “lanzamiento” a instancias de Vimcorsa, que le ofrecía irse a otro piso en la barriada de Las Palmeras. Nieves Jiménez, todavía temblando, negaba con la cabeza pensando en la posibilidad de trasladar a toda su familia a Las Palmeras, “a donde no entra ni la Policía”, protestaba.

La fecha para el lanzamiento de la familia de Nieves Jiménez había corrido vías redes sociales. Al bloque de viviendas de protección oficial de los Olivos Borrachos llegó un grupo de activistas de la Acampada Dignidad, que desde hace dos meses ocupa el antiguo colegio Rey Heredia, a primera hora de la mañana. Finalmente, y tras la mediación del colectivo, Vimcorsa optó por retirar la orden, que ya venía dictada por un juez, y negociar con la familia. Nieves Jiménez volverá a entrar en un sorteo para que le sea adjudicada otra vivienda social con un alquiler que pueda pagar.

La familia de Nieves Jiménez no alcanza a los 315 euros que le cuesta la vivienda, más los gastos de comunidad y una cochera que les fue adjudicada y que no pueden alquilar ni vender, ya que no es suya, sino de Vimcorsa. En total, Nieves asegura que necesita más de 500 euros para pagar las facturas de la casa, en la quinta planta de este bloque de viviendas. La mujer lleva en paro desde hace dos años. Antes, limpiaba un restaurante. Ahora, cobra los 426 euros de ayuda social y con ese dinero no le llega para alimentar a su familia.

Con Nieves, separada, viven sus cuatro hijos. El mayor, de 26 años, también está en paro. Los pequeños siguen en el colegio y tienen 16, 14 y diez años.

La familia, que es oriunda del barrio de Las Moreras, a donde quieren volver, lleva seis años viviendo en los Olivos Borrachos, desde que ganaron el sorteo que convocó Vimcorsa. Entonces, a la unidad familiar entraba dinero de sobra para pagar el alquiler y mantener a sus seis miembros. El marido, albañil, fue el primero en perder el trabajo, al mes de llegar a la zona. Después llegó la separación del matrimonio. El hijo, también albañil, trabajaba pero desde hace años está en paro y sin ningún tipo de prestación social.

“Esta casa está maldita”, se lamenta Nieves Jiménez, que asegura que desde que se trasladaron a vivir allí no han parado de ocurrirle desgracias. Ahora, la familia quiere abandonar la casa, “pero no a Las Palmeras”, insisten. Su futuro depende de un nuevo sorteo de Vimcorsa.

Etiquetas
stats