UPA demanda a la CHG el arreglo inmediato de los cauces del arroyo Salado y el río Cabra

Un camión atrapado por la crecida | TONI BLANCO

La Unión de Pequeños Agriculturos (UPA) de Córdoba ha exigido este lunes a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) “el arreglo inmediato” y el posterior “mantenimiento de los cauces del arroyo Salado y el río Cabra”, pues “los agricultores, un año más, siguen sin ver limpios y arreglados los cauces” de los mismos y “las precipitaciones del pasado sábado ocasionaron su desbordamiento y, por tanto, la inundación y destrozo de las fincas y cultivos colindantes”.

De hecho, según ha informado UPA, a causa de este temporal “los daños ocasionados en las huertas bajas de Monturque y las bocas del Salado superan con creces las 1.000 hectáreas de daños en cereales de invierno, espárragos, alcachofas y hortalizas, en general, además de infraestructuras viales e hidráulicas”, estimando UPA que la pérdida de capacidad productiva de los agricultores afectados supera 1.000.000 euros“.

En el caso del río Cabra, “las causas que explican la repetición de los desbordamientos son las escorrentías derivadas de las infraestructuras agrarias y viarias, que se ven acrecentadas por la falta de limpieza en los cauces, anegando huertas y parcelas”.

Al caso del arroyo Salado, “que tampoco está limpio, se suma la llanura de su cauce, así como la falta de vegetación de ribera en las fincas contiguas, que provocan que el agua no discurra adecuadamente y se estanque e inunde las tierras colindantes”.

Se van sumando perdidas en cosechas y “cuantiosos daños en las infraestructuras viales e hidráulicas que, puntualmente, se han encargado de ir remendando los propios afectados con su desembolso particular”, pero “son actuaciones insuficientes que no arreglan el problema de fondo y que, además, debieran ser competencia y preocupación de la Administración”.

El continuo desbordamiento de estos ríos, “año tras año, ha dado lugar a un problema crónico que mantiene a los agricultores de la zona con la incertidumbre de no saber si serán ellos los que recojan su cosecha o, si por el contrario, se irá con el río”.

Desde UPA-Córdoba, ante esta situación “lamentable y repetitiva, que incluso está poniendo en peligro vidas humanas”, se demanda a la CHG “que realice las obras de emergencia para salvar los cultivos e infraestructuras, actuando a lo largo de los cauces afectados. En dichas acciones, se han de incluir la limpieza y el ensanchamiento de los cauces, así como la protección y estabilización de sus márgenes”.

Tanto para este año, como para los venideros, también pide UPA “que se proceda a la condonación del canon y tarifa de riego para las hectáreas que no se hayan podido regar durante esta campaña o se vean perjudicadas por los desbordamientos, así como ayudas directas para recuperar la capacidad productiva de las explotaciones agrícolas afectadas”.

Etiquetas
stats