Unión de poemas: la base para una buena obra

Jordi Doce en el taller | TONI BLANCO
El poeta Jordi Doce imparte el taller 'Cómo elaborar un poemario', en el que explicará cómo organizar los poemas o cómo convertirlos en un libro

En la aventura de la poesía, muchos son los escollos que hay que cruzar. Se trata de un género no muy extendido en la sociedad, con bajos índices de lectura, pocos editores dispuestos a arriesgar y mucha competencia. Ante esta situación, el poeta Jordi Doce llega a Cosmopoética con Cómo elaborar un poemario, un taller que ofrecerá a los asistentes las claves para crear una obra y poder presentarla a editoriales o a concursos literarios.

En una sala con más mujeres que hombres, Doce comenta que “esta situación, hace 20 años, sería imposible. No ya por el hecho de que no hubiera mujeres poetas, sino por que el deseo de visibilizar su trabajo lo abanderaban los hombres”. Dada la cantidad de solicitudes para asistir a su taller, Doce tuvo que hacer una criba para finalmente elegir a las 15 personas que mejor podrían aprovechar sus clases, “en base al nivel de sus poemas”, explica.

Durante los tres días que dura el taller, Doce explicará a los asistentes todas las etapas que navegan entre la producción de los poemas, la unión de todos ellos para crear un poemario y la consecución de su distribución.

Un poemario puede entenderse como una simple colección de poemas o como un todo que es mayor que la suma de sus partes, “una concepción moderna y que surgió en un momento en el que el lector de poemas era menor”, cuenta Doce. No obstante, y a pesar de esta afirmación, el poeta puntualiza que “los poemas, tomados de uno en uno, deben funcionar y encontrar a sus lectores porque hasta los mejores poetas son recordados por un puñado de poemas más que por libros enteros”.

Doce asegura que “la forma en que presentamos nuestro material influye en la percepción que los demás tendrán luego de él”. Tradicionalmente, los poemarios se editaban siguiendo o una clasificación temática –amorosos, religiosos, morales– o por géneros, como son los sonetos, las canciones o las epístolas. El poeta explica que “en la forma en que un poemario se presenta ante nosotros, nada tuvo que ver su autor. La decisión de adoptar una forma u otra corría de la cuenta de sus críticos o editores”. Un ejemplo de ello es el poeta del siglo XIX Gustavo Adolfo Bécquer. En una lectura profunda de toda su obra, la concepción romántica del poeta sobresale por encima de cualquier otra. Sin embargo, el también poeta Luis García Montero propuso un orden distinto de lectura de la obra de Bécquer y ese carácter romántico se difumina entre obras de otro tono.

En la primera toma de contacto con sus alumnos, Doce también expone la situación actual del mundo de la edición. Entre 5.000 y 10.000 libros de poemas se publican al año, “hecho que se consigue o bien encontrando a un editor o bien ganando un premio”, asegura el poeta. Señala, además, las ventajas que para el arte de los versos ha supuesto Internet, “un lugar donde podemos dirigirnos directamente al lector y donde la distribución se abarata”. No obstante, Doce también pone los pies en el suelo y habla de la voraz competencia actual. “Cuando publicas un libro, lo que quieres es que tenga un espacio de escucha. Pero la competencia es un gran problema. Pero es algo que no debe desanimarnos. Si el trabajo se hace bien y con honestidad, el libro acaba teniendo vida propia. Este trabajo es lento, muy diferente al del escritor de bestsellers”, señala.

Jordi Doce, además de poeta, es ensayista, crítico, docente, traductor y coordina actividades literarias en Hotel Kafka, un proyecto de educación para el arte cuyo lema es A todos nos enseñaron a escribir en la Escuela. A crear, no. Su obra poética, resaltada en varias antologías, está contenida en La anatomía del miedo, Diálogo en la sombra, Lección de permanencia, Otras lunas y Gran angular. Además de la impartición de este taller, Doce participará el viernes en una mesa de debate junto con las poetisas Ana Rossetti y Erika Martínez en la Pérgola de los jardines del Duque de Rivas.

Etiquetas
stats