El último café del Gaudí

La cafetería Gaudí cerrada | MADERO CUBERO

Desde hacía semanas, uno de los cafés más conocidos de la ciudad de Córdoba parecía languidecer. No era normal quedar con alguien para hacerle una entrevista o simplemente charlar y encontrarlo cerrado a la hora, precisamente, del café. Esta semana, Gaudí ha bajado la persiana. Lo ha hecho por primera vez desde que abrió sus puertas en la Semana Santa de 1988. Y de momento no se sabe cuándo reabrirá.

Este lunes, los propietarios habían puesto un cartel en la persiana, ante la demanda de sus clientes: “Cerrado por inventario”. El martes, el cartel había desaparecido. Los trabajadores asumían que el propietario del negocio ya no puede continuar y que probablemente acabará solicitando el concurso voluntario de acreedores. El futuro del café más conocido de la ciudad parece estar ahora en los Juzgados.

Gaudí sigue teniendo 11 trabajadores y acumula deudas que fuentes cercanas a los trabajadores cifran en varios miles de euros. La falta de liquidez estaba provocando problemas con los proveedores y también con los trabajadores. Los empleados y la propiedad han llegado a un acuerdo ante el Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos (Sercla). Podrán así acogerse a las ayudas para desempleados.

El Café Gaudí abrió sus puertas en 1988 con Antonio Jordano Domínguez, Paco Pérez Hornero, Pablo Pombo González y Ángel Pérez Hornero al frente. El local conservó su estilo modernista y costumbrista gracias al decorador Carlos Cabeza, que fue el que diseñó su interior. Más de un cuarto de siglo después, el Café Gaudí pide una segunda oportunidad. Dependerá de la agilidad del Juzgado de lo Mercantil.

Etiquetas
stats