Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

Religiones
Ramadán en la mezquita que ve pasar una procesión: la convivencia cordobesa entre religiones

Musulmanes rezando en la Mezquita El Morabito de la plaza de Colón mientras los católicos esperan el paso de la Hermandad de la Paz

Carmen Reina

10

El principal monumento de Córdoba por el que la ciudad es conocida internacionalmente, la Mezquita-Catedral declarada Patrimonio de la Humanidad, lleva consigo la historia de la convivencia de distintas religiones que siempre se ha destacado de aquella Córdoba del siglo X, donde habitaban judíos, cristianos y musulmanes. Un símbolo de tolerancia, quizás basado en un breve momento de la historia, pero que permanece como una huella en la memoria.

Hoy, en la misma ciudad pero en la Córdoba del siglo XXI, la convivencia de religiones tiene otras imágenes distintas, pero que hablan de naturalidad, cuando la Semana Santa de los cristianos ha coincidido con el Ramadán de los musulmanes. Y tienen un lugar muy concreto donde ver en pocas horas el sentir religioso de los fieles de cada una de estas confesiones.

La mezquita de El Morabito es lugar de congregación y rezo de los musulmanes que viven en Córdoba. En el Ramadán, a las cinco oraciones diarias del resto del año, suman un rezo nocturno más. Y este miércoles, como cada noche en su mes sagrado por excelencia, la pequeña mezquita ubicada en los Jardines de Colón, ha congregado a sus fieles entre las 22:00 y las 23:00. Poco después, pasada la medianoche, junto a esa mezquita de El Morabito en los mismos Jardines de Colón, procesionaba la Hermandad de la Paz, una de las más seguidas por los fieles cordobeses para cerrar el Miércoles Santo.

Kamal Mekhelef, presidente de la Asociación de Musulmanes de Córdoba, recuerda para Cordópolis alguna otra ocasión en la que la Semana Santa y el Ramadán han coincidido, movidos por su relación con el calendario lunar. Y aunque apunta que se trata de “dos festividades religiosas totalmente distintas”, se viven y conviven “bien, sin ningún problema”.

Estampas sucesivas de fe de ambas religiones en el mismo lugar

En unos pocos metros cuadrados, los mismos jardines ven cómo varias decenas de personas rezan por la noche desgranando las suras del Corán, en un “mes de la espiritualidad, en el mes más importante del año en la vida de un musulmán”, explica Mekhelef. Menos de dos horas después, los jardines rebosan de gente para ver procesionar a nazarenos y los pasos llevados por costaleros de la Hermandad de la Paz, antes de finalizar su recorrido en la cercana plaza de Capuchinos. La coincidencia de la Semana Santa y el Ramadán este año han dejado esas estampas sucesivas de fe, en ambas religiones, con apenas tiempo de diferencia.

Los musulmanes de Córdoba siguen este mes los preceptos de su fe, con el ayuno de comida y bebida entre el amanecer y el anochecer y la ausencia de relaciones sexuales en este periodo, “pero no consiste solamente en eso”, apunta Mekhelef. Porque el Ramadán “es uno de los cinco pilares del islam y es un mes para hacer una pausa, para recapitular, pensar, meditar, esforzarse para ser mejor persona... Es el mes de la espiritualidad. Y se espera que al final de ese mes, la persona haya mejorado. Es un tiempo para regenerar”.

La oración, como la de esa noche en El Morabito, sigue la lectura del Corán. Sura a sura, las cinco veces al día que dicta el islam y una más ahora, nocturna, que une a los fieles al término del día. Jornada a jornada, en el mes del Ramadán, los fieles habrán recitado al completo el libro sagrado de los musulmanes.

Como escenario particular, la pequeña mezquita de El Morabito, edificada durante la Guerra Civil como regalo a los integrantes musulmanes de las tropas del bando sublevado, para que pudieran realizar los rezos de su culto. Primero estuvo en uso entre 1938 y 1950, y se destinó a biblioteca posteriormente. Pero en la década de los 80, la Asociación de Musulmanes de Córdoba pidió al Ayuntamiento la cesión de este edificio para sus rezos y, finalmente desde 1992, abrió sus puertas al culto.

Cada viernes, el día de la semana por excelencia del rezo en el islam, los fieles se congregan en esta mezquita, en una estampa que es imagen de la convivencia de religiones en la Córdoba de hoy.

Etiquetas
stats