Piden suministrar la cuarta dosis en las residencias, donde han fallecido ocho mayores en Córdoba en lo que va de abril

Una persona mayor.

La Federación de Organizaciones Andaluzas de Mayores (FOAM) ha pedido al Ministerio de Sanidad que autorice a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía para suministar en las residencias la cuarta dosis de la vacuna contra el covid. Según los últimos datos facilitado por la Consejería de Salud a esta entidad el pasado día 12 de abril, desde el comienzo de la pandemia hasta hoy han fallecido por covid en las residencias de  mayores de Andalucía 2.704 personas (57 en lo que va de mes) y se han  contagiado 20.224.  

De los 57 fallecidos en abril, diez han tenido lugar en las residencias de Almería, cuatro, en las de Cádiz; ocho, en las de Córdoba; una, en las de Granada; dos, en las de Huelva; cinco, en las de Jaén; 13, en las de Málaga; y 14 en las de Sevilla. 

Según esas mismas fuentes, a esa fecha se encontraban con contagios 308 residencias de mayores (en 153 solo afectaba a residentes y en 155 a residentes y trabajadores) de las 647 que hay en Andalucía. Es decir en el  47,60% de las residencias de mayores había algún contagio. Un total de 1.077  residentes se encontraban contagiados, 39 de los cuales hospitalizados y  455 trabajadores tambien estaban afectados por el Covid. 

Los datos son muy parecidos a los de la semana anterior. Concretamente a fecha 5 de abril, 240 centros se encontraban contagiados (en 126 de ellos solo afectaba a residentes y en 114 a residentes y  trabajadores) y el número de residentes contagiados ascendía a 1.211, de los cuales 38 se encontraban hospitalizados, y el de trabajadores a 496. Los fallecidos en esos primeros cinco días de abril ascendían a 20. 

Como se puede observar, apunta la FOAME, esta sexta ola no acaba de abandonar las residencias de mayores de Andalucía. “Es cierto que gracias a las vacunas, la tasa de letalidad sigue siendo baja (7,36% en los  últimos 12 días), pero no es menos cierto que 57 fallecidos en 12 días son muchos y, además, estas cifras no está disminuyendo. Resaltar que  en el mes de marzo a fecha 12 los fallecidos ascendían a 46 y la tasa de letalidad en esos primeros doce días ascendía a 4,53%”, explica la federación. 

Por otro lado, continúa, la tasa de incidencia acumulada en Andalucía en los últimos 14 días  (x100.000 hab.) se encuentra actualmente en 281,9 en la población de 60 o  más años situándose en 415,2 para los de 80 y más años, en 279,2 para los  de 70 a 79 años y 224,9 para los de 60 a 69 años. “Cifras nada halagüeñas que después de lo que estamos observando en esta semana santa,  aglomeraciones de personas la inmensa mayoría de ellas sin mascarillas , por supuesto, sin distancia alguna de seguridad, codo con codo, no es de  extrañar que aumente bastante de aquí a poco”. 

“Para colmo el Ministerio de Sanidad se ha empeñado en gripalizar el covid, a nuestro entender de manera muy precipitada. El covid no es una  gripe y, por lo tanto, no se le puede dispensar el mismo tratamiento. Primero suprimieron las cuarentenas y los aislamientos en los casos de covid asintomático o leve, pasaron a controlar solo a una parte de la población y ahora, a partir 20 de abril, suprimen la obligatoriedad de las mascarillas en interiores en general, manteniéndola solo en aquellos lugares  donde haya personas vulnerables. A nuestro entender craso error que no  dejara de tener sus consecuencias en un futuro que mucho nos tememos  próximo”. 

Desde la FOAM argumentan que “países como China o Hong Kong están viviendo actualmente un  recrudecimiento del virus como no lo habían tenido en toda la pandemia, con confinamientos prolongados de millones de personas. El virus ni se ha ido ni ha mutado para mejor sino todo lo contrario”.

Estudios sobre la cuarta dosis

Por otro lado, la federación explica que “solo hay tres estudios de la cuarta dosis en mayores hasta la fecha, todos durante la ola de Ómicron en Israel. Comenzaron en diciembre  de 2021 para personas mayores de 60 años (anteriormente para  inmunocomprometidos) y ahora se administran ampliamente a todos los adultos que han pasado los cuatro meses de su tercera inyección. El primer estudio fue  pequeño, analizando la seguridad, la formación de anticuerpos y la efectividad  de la vacuna frente a las infecciones en los trabajadores de la salud. Si bien la  respuesta de anticuerpos neutralizantes de la 4ª dosis fue buena, la  efectividad frente a las infecciones sintomáticas fue bastante baja, solo el  31% para Moderna y el 44% para Pfizer”.

El segundo estudio, continúa, “fue en un millón de personas mayores de 60 años con una cuarta dosis de al menos cuatro meses después de la tercera dosis. El seguimiento fue de solo 12+ días, pero se demostró una protección cuatro veces mayor contra la enfermedad grave.

El más importante, el tercer estudio, se realizó en Clalit Health, una de las cuatr grandes  organizaciones de atención médica en Israel. También fue entre las personas  mayores de 60 años y mostró una reducción del 78% de la muerte por cuatro inyecciones frente tres (después de cuatro o más meses). Esto es  notablemente similar al informe de Clalit Health en personas mayores de 50 años con su tercera dosis en comparación con solo dos inyecciones para quienes hubo una reducción del 90% de la mortalidad. Ese último estudio se realizó durante la ola delta de Israel. 

En la primera semana de abril la FDA (la Agencia Gubernamental de  Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos y  vacunas entre otros) anunció que se proporcionarán cuartas dosis (Pfizer y  Moderna) para personas mayores de 50 años como opción. 

El pasado día 6 de abril la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y el  Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), emitieron un dictamen conjunto en el que recogía que se puede administrar  una cuarta dosis a adultos mayores de 80 años, teniendo en cuenta el  mayor riesgo de Covid-19 grave en ese grupo de edad y la protección  adicional brindada por una cuarta dosis.

En la franja de edad entre 60 y 80  años, la cuarta dosis sólo estaría recomendada para personas en situación de alto riesgo. Eso sí, las dos agencias avisan de que “si la situación  epidemiológica actual cambia y surgen nuevas señales, puede ser necesario  considerar una cuarta dosis en este grupo de edad”. 

Dada la situación de las residencias de mayores de Andalucía, y teniendo en cuenta que ha transcurrido más de seis meses desde que se suministró la tercera dosis, la vacuna va perdiendo inmunidad en este tipo de población. “Desde hace aproximadamente un mes venimos insistiendo que para frenar las muertes que la sexta ola del covid está ocasionando es absolutamente  necesario y urgente proceder a inocular la cuarta dosis a los residentes de  estos centros y cuanto antes mejor”. 

Etiquetas
stats