La Inspección de Trabajo detecta fraude en uno de cada ocho ERTEs revisados en Córdoba

Yolanda Díaz, ministra de Trabajo.

La Inspección de Trabajo ha detectado fraude en uno de cada ocho Expedientes de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) investigados durante la crisis sanitaria del Covid 19. Según ha informado el Ministerio de Trabajo a una pregunta parlamentaria del diputado del PP Andrés Lorite en el Congreso, hasta el mes de octubre se iniciaron un total de 495 expedientes de investigación en la provincia de Córdoba.

En pleno confinamiento y los meses posteriores, se acogieron a ERTEs un total de 6.058 empresas en la provincia de Córdoba. Todas estas compañías iniciaron 6.214 ERTEs que afectaron a 29.825 trabajadores. Es decir, uno de cada diez cordobeses dados de alta en la Seguridad Social acabó en un ERTE durante la pasada pandemia.

La Inspección de Trabajo solo ha iniciado la revisión de 495. Es decir, apenas un 8% del total de los ERTEs que se llegaron a tramitar solo durante el año 2020. De estos 495 expedientes, ya se han resuelto 462. Y de esos 462, se ha descubierto fraude en 53, según los datos del Ministerio de Trabajo.

Ahora, la Inspección de Trabajo ha iniciado la reclamación de oficio de la devolución de 242.265,46 euros que, a su juicio, estas empresas habrían cobrado de manera fraudulenta. Ese es el dinero principalmente en cotizaciones sociales que las empresas tienen que devolver a la Seguridad Social. No es dinero que se le reclamará a los trabajadores.

Uno de los abusos más frecuentes ha consistido en mantener la actividad del negocio aunque oficialmente la empresa estaba en ERTE de suspensión. También, que los empleados tuvieran que trabajar más horas que las reconocidas en los ERTE parciales de reducción de jornada. Varios trabajadores reconocían a elDiario.es sufrir estas prácticas en lo peor de la crisis. En algunos casos, las compañías ofrecían a los empleados que cobrasen la prestación por desempleo (el 70% de su base reguladora) y complementarles los ingresos hasta el total de su sueldo. A veces, ni eso. "El discurso es el de que ahora son tiempos muy difíciles, que hay que arrimar el hombro, que si no va a tener que hacer algún despido...", explicaba una trabajadora a este medio.

Etiquetas
stats